Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juez ordena averiguar el patrimonio de NMR para hacer frente a un embargo

El magistrado decide retener en El Musel el “Tamp Lady” por una reclamación, pese a levantar el embargo de Basnorte sobre la carga

Acopios de carbón en el Muelle Norte de El Musel.

Acopios de carbón en el Muelle Norte de El Musel. Juan Plaza

El titular del juzgado de lo mercantil de Gijón ha ordenado investigar el patrimonio de Natural Mining Resources (NMR) a través del Punto Neutro Judicial –órgano que puede acceder a este tipo de información– para embargar cuentas corrientes, bienes inmuebles o vehículos de NMR para cubrir la reclamación de 165.000 euros entre facturas no abonadas, intereses y costas, que ha presentado la compañía leonesa de transportes Basnorte. En el caso de que no se encuentren suficientes bienes para garantizar el pago de esa deuda que se discute en la jurisdicción mercantil, el juez ha decretado que se embarguen cenizas de la térmica de La Pereda almacenadas por NMR en el puerto de Avilés. El magistrado ha estimado así parcialmente las alegaciones de NMR, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, que se había opuesto al embargo de 4.377 toneladas de carbón que va a enviar a un cliente en Amsterdam, al no estar conformes con la medida ni la firma (que alegó que el carbón ya había sido vendido) ni el acreedor, que reclamaba el embargo de las 47.000 toneladas que se iban a embarcar en el buque “Tramp Lady” al considerar que la distribución de tan solo 4.377 de carbón térmico no sería rentable.

El juez, tras recordar que ese último tonelaje equivalía a un 130% de la deuda reclamada, optó por levantar el embargo sobre el carbón y ordenar la investigación de todo el patrimonio de NMR para determinar que se embarga hasta que dicte sentencia. El auto, dictado ayer, considera por otra parte pertinente la petición de medidas cautelares por parte de Basnorte por facturas impagadas desde septiembre del año pasado ya que “no es exigible a la demandante una prueba fehaciente y cierta de tal insolvencia, sino que basta con que la solicitante de la medida evidencia una situación de riesgo para el cobro de su crédito durante la pendencia del proceso para obtener la pretendida tutela judicial cautelar, y lo cierto es que tal riesgo de cobro existe, haciéndose patente con la documental aportada” por la demandante al juez, en referencia a los escritos cruzados entre el acreedor y el moroso.

El magistrado añade en su razonamiento que “no se explicaría, de lo contrario, primero, que no se hubiera hecho frente a una cantidad como la reclamada ni se hubiera ofrecido alternativa alguna de pago (fraccionamiento o aplazamiento del pago o aval bancario, entre otros), atendiendo a los fondos propios con los que dice contar la demandada” que en la vista sobre medidas cautelares los cifró en 47 millones de euros.

El juez mercantil agrega respecto a las dudas sobre la situación financiera de NMR que “se venga manteniendo tal situación de impago y ausencia de ofrecimiento alternativo desde el pasado mes de septiembre de 2020, con sistemática devolución de pagarés, o desatención del pago que los mismos representan a la fecha de su vencimiento”, lo que justifica que se adopten embarcos contra la compañía.

Aunque el juez de lo mercantil ha levantado el embargo sobre parte de las 47.000 toneladas de carbón que NMR iba a exportar a Amsterdam, el barco que ya lleva 10 días en El Musel seguirá retenido en el puerto gijonés por orden del juzgado mercantil, en base a un procedimiento judicial distinto, solicitando también medidas cautelares.

En cuanto a la carga, el juzgado de primera instancia 6 de Gijón acordó el embargo de entre 17.000 y 18.000 toneladas de carbón, las que aún no habían sido cargadas en el buque –no sobre las 47.000 toneladas como ayer se publicó por error– para cubrir los 80.000 euros que reclama también Basnorte por el impago de un pagaré de 57.000 euros, más gastos e intereses de demora. NMR ha presentado alegaciones contra esta decisión judicial, argumentando que el asunto debe dilucidarse en un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde tiene su sede social la compañía, que el año pasado movió más de cuatro millones de toneladas de graneles sólidos –fundamentalmente antracitas y semiantracitas– por El Musel.

En un juzgado de Pozuelo de Alarcón ya ha sido presentada una solicitud de embargo de bienes de NMR por otra empresa por una deuda que supera ampliamente el millón de euros. Esta reclamación ha sido interpuesta por una compañía que realiza labores de estiba en El Musel, tal y como adelantó ayer este diario. Otros acreedores están optando por negociar un acuerdo en vez de ir al juzgado. Es el caso de una compañía asturiana a la que Natural Mining Resources 1926 adeuda cerca de medio millón de euros y que cerró ayer un acuerdo notarial en virtud del cual una tercera compañía –perteneciente al grupo de NMR– ha garantizado el pago en mayo del 40% de esa cantidad. Como contrapartida, se aplaza el cobro del resto de la deuda, sin que la empresa prestadora de servicios renuncie a la misma.

Compartir el artículo

stats