Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Alcaldesa defiende la laicidad municipal con palabras del Papa Francisco

"Los estados confesionales acaban mal", responde Ana González, parafraseando al pontífice, a una carta de una ciudadana

Ana González.

Ana González. Juan Plaza

“Los Estados han de ser seculares. Los Estados confesionales acaban mal. Van contra la dirección de la Historia. Creo que una versión de laicidad acompañada por una sólida ley que garantice las libertades religiosas ofrece un marco para el avance”. Son palabras dichas por el Papa Francisco en 2016 que la alcaldesa de la ciudad, la socialista Ana González, ha incluido en su respuesta a una vecina de Gijón que le rogaba, “no hiriera la sensibilidad religiosa de los gijoneses. Encarecidamente le pido no toque ni los símbolos religiosos, ni las costumbres católicas ni los patronos de la ciudad”.

El escrito de la gijonesa, vinculado al anuncio municipal de la elaboración de un reglamento de laicidad, se ha tramitado, como otros muchos, a través de la comisión de reclamaciones, sugerencias y agradecimiento. La diferencia con el resto es que la respuesta se la da la propia Alcaldesa que –tras interesarse por la salud de la mujer, su familia y allegados “como no puede ser de otra forma en estos momentos de pandemia”– le indica que “primero de todo he de tranquilizarla respecto a su preocupación con la nueva actitud del Ayuntamiento respecto a la laicidad. En ningún caso busca imponer un conjunto de creencias o actitudes hacia la ciudadanía, más bien al contrario: busca que los poderes públicos, y en este caso el Ayuntamiento, sea neutral frente al hecho religioso”.

A lo largo de la misiva, y además de la referencia a las palabras del Papa Francisco, la Alcaldesa enumera varios artículos de la Constitución española donde hay indicaciones sobre la libertad religiosa y la no discriminación por razón de credo. “La laicidad surge como la actitud de escrupulosa neutralidad que las administraciones públicas han de adoptar en el ejercicio de sus competencias, sin privilegiar o visibilizar ningún credo sobre otro, ni ejerciendo proselitismo religioso de ningún tipo”, explica la regidora. PSOE e IU acordaron un reglamento de laicidad en su pacto de gobierno. El proceso se acaba de poner en marcha con una consulta previa en la web municipal a la ciudadanía.

Si singular es que sea la Alcaldesa quien responda más singular es aún que esa respuesta acabe con una foto de la mesa de Ana González. “Dada su preocupación por la mesa de despacho de Alcaldía le adjunto una foto para que vea que se trata de una mesa de oficina normal, del mismo estilo que otras que hay en el Ayuntamiento”, le contesta a quien le pidió la retirada de “simbología masónica de la ciudad (mesa Alcaldía, busto plaza San Miguel, etc)”.

Compartir el artículo

stats