El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) ha requerido a Natural Mining Resources (NMR) para que abone más de 1,5 millones de euros a una conocida compañía estibadora de El Musel que ha reclamado, en dos procedimientos cambiarios, el pago de esa deuda millonaria vencida, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA.

La reclamación se hace ante ese juzgado madrileño al tener NMR su sede social en esa localidad. El magistrado ha dictado un auto admitiendo las dos demandas por pagarés vencidos y requiriendo el pago de los mismos, advirtiendo a NMR 1926 de la adopción de medidas de embargo en caso de que no cumpla con el requerimiento.

NMR, que el año pasado fue el principal operador de carbones de El Musel y que es el patrocinador del Real Oviedo, puede ahora avenirse al pago u oponerse al mismo. En este segundo caso, el juez activaría de inmediato el procedimiento de embargo averiguando los bienes que tiene la empresa. El embargo se realizaría por este orden: Primero sobre los saldos bancarios que tenga NMR y si no fueran suficientes, seguidamente por los bienes muebles y finalmente sobre los bienes inmuebles.

NMR afronta también otras dos reclamaciones judiciales, de una empresa transportista leonesa, con sendos procedimientos de embargo en los juzgados de Gijón, uno de ellos en el juzgado de primera instancia 6, trabado sobre unas 18.000 toneladas de carbón para hacer frente a una deuda de 80.000 euros. El otro se sigue en el Juzgado de lo Mercantil de Gijón, pendiente de la averiguación del patrimonio de NMR, en el que se sigue la misma fórmula que el juzgado madrileño.

Los procedimientos de embargo en Gijón bloquearon en El Musel durante diez días al barco “Tramp Lady”, en el que se iban a embarcar 47.000 toneladas de NMR para su envío a Ámsterdam, que finalmente no transportará completamente el buque: Entre 17.000 y 18.000 toneladas quedaron en tierra sin cargar, embargadas por el juzgado de primera instancia 6 de Gijón.

La salida del barco se produjo a media tarde de ayer, después de que se levantara otro embargo judicial sobre el propio buque. En este caso se trata del que trabó la compañía consignataria contra el armador, Atlantic Coal & Bulk Limited. La firma consignataria –la misma que se encargó de la estiba de la carga– embargó el martes el barco por una deuda de 165.550 euros más 45.000 euros de costas e intereses. El embargo se levantó ayer después de que la naviera saldara su deuda. La naviera sí había pagado con anterioridad a la Autoridad Portuaria las tasas por la estancia del barco en el Muelle Norte, requisito obligatorio para que se autorice la salida al mar de cualquier buque atracado en el Puerto.