Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Lo matasteis”, exclamó el amigo del pescador agredido en Fomento, ya fuera de peligro

Las diversas versiones de lo ocurrido dificultan la labor de la Policía, que pide la colaboración de más testigos mientras revisa las cámaras

El pescador agredido en Fomento, tendido en el suelo instantes después del incidente ocurrido el pasado viernes.

El pescador agredido en Fomento, tendido en el suelo instantes después del incidente ocurrido el pasado viernes.

Tres marineros vascos desembarcaron el viernes en Gijón atraídos por la campaña del bocarte. Se hospedaron en el alojamiento de pescadores de la Casa del Mar, y esa primera noche de trabajo dos de ellos salieron a conocer la ciudad y a tomar algo. Por causas que aún se desconocen, ya que las versiones de los testigos no son muy claras, estos dos trabajadores se vieron envueltos en una trifulca con unos jóvenes. Y uno de ellos acabó herido grave, con una hemorragia y fractura craneal, por lo que tuvo que ser ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), tal y como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA. “Lo matasteis”, gritó su amigo. Por suerte, no fue así. Despertó pocas horas después y no recuerda nada de lo sucedido. Ayer, evolucionaba favorablemente y estaba a la espera de recibir el alta. Mientras, la Policía Nacional sigue buscando a los dos o tres jóvenes que parecen estar detrás de la grave agresión, unas pesquisas que se han complicado por la escasez de testigos directos. De hecho, los agentes lanzan un llamamiento a la “colaboración ciudadana” en busca de cualquier tipo de pista.

Los dos compañeros del agredido, según explicaron ayer personas cercanas a la residencia de marineros, partieron de nuevo el domingo por la mañana con la lástima de tener que dejar solo y en el hospital a su amigo. Sus testimonios ya están en manos de la Policía, aunque no recuerdan demasiados detalles. Uno de ellos ni siquiera estaba en el lugar del ataque, que se produjo pasadas las 23.30 horas del viernes al inicio de Marqués de San Esteban. El otro, aturdido por la pelea, tampoco recuerda gran cosa. “Dijeron algo de unas chicas, que alguien comentó algo que no gustó y que por eso empezó la discusión con los otros chavales, pero tampoco está seguro”, desvelaron ayer desde el entorno de la Casa del Mar.

Este varón, el testigo más directo del suceso, es un vasco nacido en 1966 que quedó profundamente afectado por el ataque. Declaró que trató de defenderse como pudo de los golpes y que cuando quiso darse cuenta su amigo ya yacía en el suelo, aparentemente inconsciente, y en un charco de sangre. “Lo matasteis”, gritó en ese momento a los agresores. Se cree que fue esa escena la que motivó la huida de los responsables, que según las versiones aportadas a la Policía podrían ser dos o tres varones jóvenes. Unos cuentan que huyeron corriendo “por un callejón”. Otros creen que se fueron en coche, una versión que coincide con lo poco que cree haber visto un sereno que se acercó corriendo a la zona tras oír gritos.

En cuestión de minutos

El herido es un hombre nacido en 1972 que responde a las iniciales A. K. L. y que evolucionaba ayer favorablemente de sus heridas. No recuerda nada. Tanto él como su amigo se habían perdido en la ciudad, según contaron a los agentes, y les habían recomendado merodear la zona de Fomento para coger un taxi y regresar a la hospedería. Lo que es seguro, viendo que al sereno no le dio tiempo a ver a los agresores, es que la trifulca fue rápida, de apenas unos minutos.

La Policía Nacional busca más testigos que aporten cualquier detalle nuevo. Como los que más o menos presenciaron lo ocurrido han aportado versiones casi contradictorias, los agentes esperan que vecinos o paseantes que volvían a sus domicilios y que no se vieron directamente involucrados hayan podido o ver algo. Aseguran que “cualquier dato” podría, aunque no lo parezca, ayudar a la investigación, que de momento tiene varias líneas abiertas. Por lo céntrico de la zona, se estima que en cuanto surja una versión factible de lo sucedido, alguna de las cámaras de seguridad del entorno ayude a atar cabos.

Las claves

  • La trifulca. Un pescador vasco fue brutalmente agredido el pasado viernes a raíz de una trifulca en Marqués de San Esteban.
  • Versiones confusas. Los testigos refieren varias versiones que culpan a que dos o tres jóvenes. No han sido identificados.
  • Ayuda ciudadana. La Policía Nacional busca posibles nuevos testigos que hayan podido oír o ver algo de lo ocurrido.


Compartir el artículo

stats