En un mundo asolado por el covid-19 y con un planeta cada vez más maltratado, la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI) centrará su XI Congreso Mundial en el “Compromiso mundial sobre el uso racional y responsable de las biotecnologías en medicina y medio ambiente. El evento, con ponentes internacionales, se celebrará de forma presencial y telemática entre los días 24y 26 de mayo, con la Feria de Muestras como sede de los actos. Entre ellos, un homenaje en forma de premio póstumo a Margarita Salas, que será recogido por su hija Lucía Viñuela en la jornada inaugural.

Durante tres jornadas se abordarán cuestiones como la ética y la bioética en el CSIC, contenido de la charla inaugural que será ofrecida por su presidenta Rosa Menéndez. O la biotecnología marina que deberá aportar soluciones para la sostenibilidad de los océanos, con una charla a cargo de Alma Hernández, del Oceanográfico de Gijón, y que se completará con la experiencia de la japonesa Ai Futaki, fotógrafa submarina que participará en un encuentro con estudiantes de varios institutos.

Se abordarán también los impactos éticos del estrés por covid en los médicos, el sufrimiento y las tecnologías, la biotecnología en la producción agrícola, medicina y medio ambiente, inteligencia artificial, edición genética, trasplantes o infancia y juventud. Porque, como señaló el presidente de la SIBI, Marcelo Palacios, “somos un animal fábrica, y las fábricas producen inmundicia. Hay que establecer un coto moral para ver a dónde podemos llegar”.