Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minas concluye que NMR invadió 17.259 m2 de una cantera ajena

La investigación sobre la explotación de La Espina se inició tras una denuncia por la llegada de polvo a un polígono industrial

En primer término, la explanada trasera de Ebhisa, con la instalación cubierta donde criba carbón NMR, a la derecha de la imagen, tomada el miércoles de la semana pasada.

En primer término, la explanada trasera de Ebhisa, con la instalación cubierta donde criba carbón NMR, a la derecha de la imagen, tomada el miércoles de la semana pasada. Marcos León

Natural Mining Resources 1926 (NMR), que el año pasado fue el principal operador de carbones en el puerto de El Musel y que patrocina al Real Oviedo, invadió 17.259 metros cuadrados de una concesión minera ajena en La Espina (Salas), donde NMR explota una de las tres canteras de arcilla blanca existentes en la zona. Esa es la conclusión de las inspecciones efectuadas por los servicios de la Dirección General de Energía, Minería y Reactivación del Principado de Asturias.

La resolución de la administración autonómica, que da por cierta la intrusión de la cantera de NMR (“Sofía”) en la concesión de otra compañía minera, puede ser recurrida en los juzgados de lo contencioso-administrativo por NMR, sociedad que había venido defendiendo su derecho a explotar ese espacio en el paraje de La Curriquera, ya que la superficie del terreno que se explotó es de su propiedad, al igual que los derechos mineros.

La resolución dictada el pasado martes por el Servicio de Promoción, Desarrollo y Seguridad Mineros del Principado sostiene lo contrario, que se produjo una supuesta intrusión de los 17.259 metros cuadrados en la concesión minera de Caolines de La Espina, otra de las empresas que extraen arcilla en la zona.

La supuesta intrusión de la cantera de arcilla de NMR en una concesión ajena se destapó de casualidad, tras la denuncia formulada por un taller de coches del Polígono Industrial del Zarrín –próximo a la zona– por el polvo supuestamente de arcilla que llegaba hasta su negocio, manchando los vehículos que pintaba. Esa denuncia motivó sendas inspecciones de la unidad medioambiental de la Guarida Civil (Seprona) a las tres empresas con canteras de arcilla en La Espina.

El pasado mes de febrero tanto el Seprona como la Consejería de Medio Ambiente remitieron sendas denuncias a Minas sobre la supuesta explotación por parte de NMR de terrenos ajenos a los de su concesión minera en La Espina.

A raíz de eso, Minas ordenó la paralización de los trabajos de la cantera “Sofía” en la zona de intrusión, tras la inspección efectuada el pasado 18 de febrero. El 1 de marzo Minas efectuó una segunda inspección, realizando mediciones topográficas para determinar el alcance de la supuesta intrusión de NMR en la concesión de Caolines de la Espina.

Esta última empresa denunció dos semanas después ante Minas la supuesta explotación por NMR de parte de su concesión minera, solicitando al Principado que declarase la existencia de la supuesta intrusión minera.

Caolines de La Espina no se quedó ahí, sino que también ha interpuesto una querella en los juzgados de Grado contra NMR por estos mismos hechos, querella que está actualmente instruyéndose.

NMR movió el año pasado más de 4 millones de toneladas de graneles sólidos –entre cargas y descargas– por El Musel, en su mayor parte carbón importado de Rusia y países limítrofes que tras cribarlo, lavarlo y realizar mezclas con carbón de minas o de escombreras de minas de Asturias y León, exportaba (en su mayor parte a térmicas de Marruecos o de países asiáticos y en menor medida a industrias metalúrgicas). La empresa llegó a finales de 2018 a El Musel y su proyecto es llegara mover a medio plazo 10 millones de toneladas de graneles por El Musel incluyendo además del carbón otros minerales con la explotación de yacimientos en el norte de España y también negoció en su día con la venta de cenizas de la térmica de La Pereda a cementeras extranjeras. La cantera de arcilla de La Espina forma parte de ese proyecto.

La empresa, que asegura contar con 47 millones de euros de fondos propios, afronta actualmente las reclamaciones de acreedores por impagos que en algunos casos se remontan a septiembre de 2020. Algunos han optado por embargos, mientras otros han llegado a acuerdos extrajudiciales.

Compartir el artículo

stats