Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sanatorio Marítimo se reformará con un nuevo local y el derribo de zonas sin uso

La obra, que durará diez meses, renovará la lavandería y las calderas y creará una gran rampa accesible ante el envejecimiento de los usuarios

Recreación de la ampliación.

Recreación de la ampliación.

El Sanatorio Marítimo acaba de iniciar una innovadora reforma con la que derribará tres pequeños locales sin uso y construirá un nuevo módulo que actuará como edificio de servicios múltiples, con áreas a estrenar de lavandería y calderas, y en el que se adecuará una gran rampa de acceso para usuarios en sillas de ruedas. La reforma, que se calcula que durará unos diez meses, viene a remediar de una sola vez dos de los problemas del centro: la antigüedad de parte de sus equipamientos y la necesidad de derribar cualquier tipo de barrera arquitectónica para adaptarse a la edad cada vez más avanzada de parte de sus usuarios, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. La reforma corre a cargo de la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios y estará lista, se calcula, en marzo de 2021. Será la actuación más importante el centro desde su última ampliación hace diez años, cuando creó un local anexo como unidad de apoyos generalizados para usuarios dependientes.

Este diario ya había adelantado en septiembre la intención del centro de remodelar en parte sus instalaciones para adaptarse a las nuevas necesidades de sus usuarios. Las personas con discapacidad intelectual, por el avance de las terapias y la medicina, gozan ahora de una esperanza de vida más larga, pero su proceso de envejecimiento suele ser más precoz. Así, a partir de los 50 años –aunque depende en gran parte del grado de discapacidad de cada persona– ya empiezan a aflorar los primeros problemas de movilidad. El centro, en realidad, ya está mayormente adaptado para el paso con bastones y sillas de ruedas, pero una de las rampas centrales llevaba años dando problemas. “Es demasiado inclinada y, para allanarla, teníamos que añadirle un tramo más. A vista de pájaro no lo parece porque están semisoterrados, pero todo el complejo está interconectado por pasillos. Esta nueva rampa dará un acceso a ellos mucho más cómodo”, razona Marcos Alonso, responsable del Sanatorio.

La reforma del Sanatorio Marítimo

Recreación con el nuevo módulo

Edificios que desaparecerán

Zonas en

desuso

Edificio

principal

Nuevo

módulo

Aparcamiento

Recreación infográfica de la entrada

al nuevo edificio.

La reforma del Sanatorio Marítimo

Recreación con el nuevo módulo

Edificio

principal

Nuevo

módulo

Aparcamiento

Edificios que desaparecerán

Zonas en

desuso

Recreación infográfica de la entrada al nuevo edificio.

La reforma del Sanatorio Marítimo

Recreación con el nuevo módulo

Edificios que desaparecerán

Zonas en

desuso

Edificio

principal

Nuevo

módulo

Aparcamiento

Recreación infográfica de la entrada

al nuevo edificio.

La ampliación, que se centrará en la parte trasera e interior del complejo, no supondrá ningún impacto visual ni exigirá grandes cambios en la organización, pero para la directiva es “un gran paso adelante”. El equipo llevaba tiempo con la intención de renovar el sistema de calderas y adecuar el área de lavandería, pero sus 144 residentes a tiempo completo impedían poder afrontar unas obras de sustitución. “No les podíamos dejar sin servicio en ningún momento, así que lo mejor es centralizarlos y juntar toda la maquinaria nueva en un local separado que incorpore de paso la nueva rampa”, resume Alonso. El nuevo espacio ganará terreno en una antigua pista de tenis que ya no suele tener uso. El centro, de hecho, tiene justo al lado otra cancha para practicar actividades deportivas. En el mismo proyecto de reordenación se incluye, y esta es la fase que ya se ha iniciado, demoler tres locales también en desuso. En su día fueron aulas, pero el centro ya tiene su propio colegio y no las necesita. “Más que una ampliación, lo previsto es una remodelación o un adecuación integral. Puede que no sea muy llamativa, pero era muy necesaria”, concluye Alonso.

Tras la pandemia, el Sanatorio podrá estrenar también por fin su nueva unidad para usuarios en proceso de envejecimiento, un área instalada en la segunda planta del edificio principal que se remodeló discretamente el año pasado. Su puesta en marcha se aplazó para poder tener áreas de aislamiento covid, pero dará cabida a aquellos usuarios de mayor edad pero que se desenvuelven de manera autónoma.

Compartir el artículo

stats