Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de un centenar de sanciones en zonas de ocio de Somió, La Guía y El Molinón tras el despliegue policial

Las multas, entre viernes y sábado, fueron por no llevar la mascarilla y por tenencia y consumo de drogas

Los agentes de la Policía Nacional, durante su intervención en La Guía.

Los agentes de la Policía Nacional, durante su intervención en La Guía.

Los graves episodios ocurridos hace una semana en los aledaños de El Molinón, donde decenas de agentes tuvieron que intervenir para sofocar una riña tumultuaria entre jóvenes que se saldó con cuatro detenidos, han motivado un refuerzo policial en Gijón este fin de semana –en especial en las zonas de Somió, La Guía y los bajos del estadio del Sporting– que entre el viernes y la tarde de ayer se ha saldado con más de un centenar de personas sancionadas por incumplir las medidas sanitarias, especialmente por no llevar puesta la mascarilla, y por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes. Además, dos locales de hostelería fueron multados por permitir más de cuatro personas en una misma mesa en el interior, servir en barra, permitir el consumo de alcohol a menores y no respetar la distancia mínima entre mesas. “Las vigilancias y controles se seguirán manteniendo en la ciudad para garantizar la seguridad de todos y poner freno a las conductas incívicas”, advierte la Policía Nacional.

Las quejas vecinales y los incidentes ocurridos hace una semana pusieron en marcha un amplio operativo de seguridad que tuvo como principal exponente la actuación llevada a cabo en la tarde del viernes. Tal y como publicó este periódico, varios furgones y decenas de agentes intervinieron en un establecimiento hostelero de la calle del Profesor Pérez Pimentel, en La Guía, que se saldó con muchos jóvenes, varios menores, sancionados por estar sin mascarilla o en posesión de drogas. Fueron alrededor de 70 multas el viernes.

El temor a nuevas sanciones provocó que las multas descendiesen en el día de ayer. “Pese a ser mayor la afluencia de clientes en los establecimientos y de viandantes en las zonas controladas, la presencia policial logró el efecto disuasorio pretendido y la tónica general fue el cumplimiento de las restricciones y el disfrute de un ocio seguro y responsable”, explican desde la comisaría del barrio de El Natahoyo. De hecho, durante el día de ayer, salvo una llamativa actuación en Somió, en la avenida de Dionisio Cifuentes, fueron pocas las intervenciones que se tuvieron que llevar a cabo.

El alto control a las zonas de ocio de Gijón de este fin de semana se mantendrá en las próximas semanas, en las que se espera que el tiempo vaya mejorando en cuanto a temperaturas. Ya lo advirtió el concejal de Seguridad Ciudadana. “Hay momentos en los que se bebe demasiado y a veces salta la chispa, pero no se puede generalizar”, valoró el socialista José Luis Fernández al prometer mayor vigilancia de “los puntos calientes” de la ciudad.

En el operativo han participado varias unidades de la Policía Nacional (Seguridad Ciudadana, UPR, GOR y GAC), tanto con coches rotulados como camuflados para detectar zonas de aglomeraciones o incumplimientos de las normas sanitarias establecidas. Junto a ellos han colaborado también agentes de la Policía Local de Gijón.

El foco policial, con una “especial vigilancia”, está puesto en los establecimientos de hostelería y zonas de ocio “para asegurar que se respetaban los aforos en interior y terrazas”. Esa notable presencia policial, en cambio, ha levantado críticas por parte de la hostelería de la ciudad, que en muchas ocasiones se ven desbordados para controlar a toda la clientela a pesar de los medios que tratan de poner para ello.

Vigilantes de seguridad

Son muchos los establecimientos que en los últimos meses han puesto a personas para controlar el acceso a los locales, al margen de los camareros. Esa decisión, en cambio, ha levantado las críticas también la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias. “Los únicos que podrían ejercer o desempeñar dichas tareas son los Vigilantes de Seguridad Habilitados por el Ministerio del Interior, uniformados y contratados a través de empresas de seguridad inscritas en el registro nacional de empresas de seguridad, que sí pueden intervenir, solicitar documentación personal o incluso expulsar del local a las personas que incumplan la normativa sanitaria vigente”, denuncian.

Compartir el artículo

stats