Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gijón de “Volver a empezar”: así era la ciudad al inicio del rodaje de la película de Garci

La contaminación del Piles, la llegada de mujeres a la Policía Local o la recuperación del Cerro y el cuartel de El Coto eran noticia al comenzar el rodaje de la película de Garci

Una escena de la película

Una escena de la película

José Luis Garci rodó en Gijón “Volver a empezar” durante en el otoño de 1981 y se estrenó como “premier mundial” (así se anunció) el jueves 11 de marzo de 1982 en el cine Arango con la asistencia del director. Anunciada estaba también la presencia del actor protagonista, Antonio Ferrandis, pero al final “Antonio Miguel Albajara” no pudo desplazarse a Gijón. “Sólo se envejece cuando no se ama. Una película de amores a una mujer, a unos amigos, a un país… a la vida”, decía la publicidad.

José Luis Garci, a la izquierda, junto a su padre, José Luis García Muñoz, en la entrega del título de hijo adoptivo en el Ayuntamiento de Gijón en 1992.

Es curioso que se estrenara en el cine Arango, con el locutor Casimiro Álvarez como maestro de ceremonias, cuando el cine Robledo que es un personaje importante de la película estaba todavía en funcionamiento. En el Robledo, que no cerraría hasta 1991, se estrenaba ese mismo día “Joseph Andrews” con Ann Margret como protagonista.

El Gijón de “Volver a empezar”

El “Oscar” a la mejor película de habla no inglesa convirtió a “Volver a empezar” en popularísima. Las imágenes de la ciudad llegaron a todo el mundo y las gijonesas y los gijoneses muy orgullosos de ello. Gijón siempre fue, para nosotros, la mejor ciudad mundo. Lo era y lo es, sin duda, y todavía nos emocionamos cuando en la tele volvemos a ver por ejemplo la escena de El Roxu (José Bódalo) y Albajara (Antonio Ferrandis). Pero sí que es verdad que la película vista con los ojos actuales muestra con claridad las muchas carencias que tenía una ciudad que estaba pasando en ese momento del blanco y negro al color.

El Gijón de “Volver a empezar”

¿Cómo era Gijón en otoño de 1981? ¿Cómo era la ciudad cuando se rodó la película? Nos muestra Garci imágenes muy distintas a las de hoy de la antigua estación de Renfe, de la calle Corrida y del exterior del cine Robledo. Vemos otro Muelle distinto al actual, otro Muro, y otro El Molinón. El Hotel Asturias, el Mercado del Sur, la plaza de San Miguel, el Ayuntamiento, el lavadero de Deva, el merendero Ideal Rosales en La Guía…

Apenas habían pasado dos años y medio desde que los gijoneses habíamos podido elegir democráticamente nuestros concejales y concejalas. Tomaron posesión el 19 de abril de 1979, y el alcalde era José Manuel Palacio que desde hace apenas una semana está en el callejero gijonés. En aquella corporación municipal había solamente cuatro mujeres: Carmen Veiga, María José Ramos, Blanca Palmero y Felisa Uribarri. Entre los 23 concejales restantes estaban por ejemplo Marcelo Palacios, Carlos Zapico, Agustín Antuña, Andrés Avelino Álvarez Costales o Francisco Álvarez-Cascos.

El Gijón de “Volver a empezar” Luis Miguel PIÑERA

Entre las elecciones municipales del 3 de abril de 1979 (una plaza cerca de la piscina de El Llano recuerda esa fecha) y el rodaje en 1981 de “Volver a empezar” la ciudad empezó, poco a poco, a estar dotada de una serie de servicios de tipo social, de tipo deportivo, sanitario, cultural y educativo de los que carecía antes de 1979.

En esos días de otoño de 1981 en los que Garci filmó “Volver a empezar” era noticia la demolición de un cine, el cine Rivero en La Calzada, y en El Natahoyo el derribo del primitivo edifico del Hogar de San José, y desde luego la muy notable contaminación del río Piles. También se hablaba de que por primera vez entraban mujeres en la policía municipal. Al poco de terminar el rodaje se inauguró el primer curso de la Universidad Popular, y el Ayuntamiento adquirió al ministerio de Defensa el cerro de Santa Catalina y el cuartel de El Coto.

Empezaba un proceso de aperturas de zonas verdes, de bibliotecas, de fomentar el deporte popular, y en marcha estaba el tener un callejero acorde con la democracia. Gijón fue cambiando el aburrido gris por el alegre color de “Volver a empezar”. Eso sí, estando en crisis. En una situación de crisis industrial permanente.

Una década más tarde del estreno, fue el 14 de mayo de 1992, el Ayuntamiento de Gijón aprobó conceder a José Luis Garci (José Luis García Muñoz, madrileño, de padre gijonés) el título de Hijo Adoptivo “por permitir con su cine que Gijón fuese reconocida y querida en todo el mundo”, según leemos en la resolución municipal. Y es que Garci volvió a escoger Gijón como protagonista de sus historias. Por ejemplo, en “Asignatura aprobada” (1987) con escenarios como el interior del edificio del martillo de Capua, el Muro de San Lorenzo, la estación ALSA o el museo Evaristo Valle. En su discurso de agradecimiento en la Casa Consistorial, Garci dijo aquel 14 de mayo de 1992: “Mi vocación cinematográfica nació en Gijón con catorce años, una tarde al salir del cine Los Campos Elíseos de ver “Cautivos del mal” con Lana Turner y Kirk Douglas. Ese día decidí que lo mío era ese mundo de soñadores”.

Compartir el artículo

stats