Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UNED pasa con nota el examen del covid

“Es un balance muy positivo”, afirman en el centro de educación a distancia, a punto de cerrar el curso, que impartió 670 asignaturas online para alrededor de 4.500 estudiantes

Por la izquierda, Juan Carlos Menéndez Mato, Laura Sosa, Olaya Martínez y Alejandro Cifuentes, a la entrada de la UNED, en la avenida del Jardín Botánico.

Por la izquierda, Juan Carlos Menéndez Mato, Laura Sosa, Olaya Martínez y Alejandro Cifuentes, a la entrada de la UNED, en la avenida del Jardín Botánico.

La pandemia ha obligado a un esfuerzo extraordinario de reorganización y de puesta en marcha de nuevos recursos educativos, pero también ha supuesto una gran ventaja en otros ámbitos. La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) lo sabe bien, y a pocas semanas de la finalización del curso, el balance es “muy positivo”, como reconoce el director del Centro asociado de Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato. De hecho, el carácter semipresencial que ya tenía la Universidad ha supuesto una buena ventaja a la hora de poner en marcha el curso y de atraer nuevos alumnos a sus grados. Muchos de ellos se han matriculado en la UNED precisamente por la oportunidad de acceder a un grado universitario desde casa en tiempos en los que poco más se puede hacer.

Es el ejemplo de Casimiro Torre, alumno de primer curso de Criminología que a sus 66 años se decidió a matricularse porque “en casa con esta situación no tenía nada que hacer, estoy jubilado de la mina y como desde siempre me gustó leer y escribir, me matriculé”, explica. Ha visto en la organización a distancia una buena forma de “llenar el tiempo que de otra forma con esta circunstancia se haría duro de llevar”, con la comodidad de que en la UNED los exámenes son online y no tiene que preocuparse de más cuestiones organizativas. “Además no pierdo el contacto con la gente joven, es una oportunidad única”, asegura. Eso sí, “igual cogí demasiadas asignaturas, al final le estoy dedicando una media de seis horas al día”, bromea.

Además, estudiar a través de la plataforma a distancia “no es un problema, siempre se me ha dado bien la informática”, confiesa, por lo que “lo más complicado ha sido recuperar el ritmo de estudio”. Aunque le gustaría que las tutorías sí fueran presenciales, con alguna clase en la que poder “preguntar y plantear curiosidades”, Casimiro asegura que está “muy contento, todo el día en contacto con los compañeros para pedirles los apuntes”.

Olaya Martínez, de 19 años, está cursando segundo curso de Psicología en la UNED, y vista la situación de pandemia, no duda de que ha hecho la mejor elección posible matriculándose a distancia. “Para mí es un alivio porque vivo con personas de riesgo y poder estudiar online y hacer los exámenes de esta manera ha sido muy tranquilizador”, asegura. De haberse apuntado a la Universidad presencial, “estaría pensando en si se retoman las clases presenciales, o en cómo van a ser las pruebas, y sería más complicado para mí”, expone. Con la ventaja añadida de que “tú te lo guisas, tú te lo comes, requiere organización y tiempo pero al final te marcas tú el ritmo”. Y en ese contexto, aunque echa de menos el contacto presencial con los profesores y compañeros como antes del covid, “ha sido la mejor alternativa en estos tiempos”.

En el caso de Alejandro Cifuentes, de Informática, la elección de la UNED ha estado determinada por el hecho de que “estudié en 1989 pero no hice el proyecto fin de carrera”. “Mientras estuve en Madrid no importó demasiado, porque allí hay mucho trabajo, pero cuando regresé a Asturias me di cuenta de que necesitaba el título”, relata. Así que tuvo que volver casi al principio, con un año convalidado, pero está muy satisfecho porque “prefiero estudiar de esta forma, me concentro mejor y me organizo más”, reconoce. Y a sus 52 años le permite “combinar el estudio con algunos trabajos”.

La alumna de Criminología Laura Sosa decidió matricularse en plena pandemia con 30 años y tras aprobar una oposición en el ámbito de la Justicia. “Lo hice más que nada por llenar el tiempo: tenía mucho ritmo de estudio y con el covid sentí que tenía que hacer algo. La UNED en estos tiempos es la mejor opción”, conviene .

Son los ejemplos de una nueva normalidad académica que en el caso de la UNED ha tenido sus frutos: un 15% más de matriculaciones en grado, con 670 asignaturas impartidas online, y con cerca de 4.500 estudiantes que han decidido que la modalidad a distancia es la más segura en los tiempos que corren.

Compartir el artículo

stats