Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esnova automatiza sus líneas de soldadura y pintura, con 2,5 millones de inversión

La empresa tramita la autorización ambiental del proyecto, que se implantará en medio año

Nave de Esnova en Los Campones.

Nave de Esnova en Los Campones. Juan Plaza

Esnova Racks, empresa que se dedica a la fabricación en el polígono industrial de Los Campones de equipos de almacenamiento, va a invertir 2,5 millones de euros en modernizar sus líneas de pintura y de soldadura, lo que incrementará su competitividad. La firma cuenta actualmente con 210 trabajadores en plantilla y más de 30 eventuales de una ETT. Las mejoras que se van a implementar no afectarán al empleo fijo, pero sí conllevará que la compañía prescinda de personal de la ETT.

Las dos nuevas líneas de producción se instalarán en el plazo de seis a ocho meses. La de pintura ha sido encargada a una empresa italiana, Euroimpianti, y estará totalmente robotizada, con lo que se duplicará la productividad por turno y además podrá ser manejada por 4 trabajadores, frente a los 15 necesarios en la actual. La empresa mantendrá una parte de la antigua instalación de pintura; el antiguo horno de decapado.

En cuanto a la nueva línea de soldadura, que está fabricando la compañía vasca de robótica Inser, mejorará en un 60% la productividad respecto a la existente. La automatización de todo el proceso de soldadura y los robots que se incorporarán a esta linea de producción harán la labor que actualmente desempeñan 20 personas.

El proyecto también supondrá una modificación en la distribución interna de equipos e instalaciones. La empresa está tramitando actualmente ante el Principado la evaluación de impacto ambiental de estas inversiones.

El estudio de impacto ambiental elaborado por la consultora Origen Solutions, identifica siete impactos durante la fase de explotación, cinco negativos derivados del aumento del número de focos de emisión a la atmósfera y los riesgos de accidente de las instalaciones. En cuanto a los impactos positivos, se relacionan con la disminución en el consumo de agua de la fábrica y el mantenimiento de la actividad productiva al mejorar la competitividad de la empresa gijonesa.

Uno de los factores que influirán desde el punto de vista medioambiental, es que la nueva línea de pintura producirá menos emisiones a la atmósfera, al trabajar con los materiales a temperatura ambiente, sin necesidad de calentarlos, como ocurre con la línea actual.

El estudio ambiental también contempla que se viertan a la red de saneamiento municipal, mediante rebose, las aguas de aclarado de la factoría, al estar sus valores dentro de los límites legales, mientras que los lodos de las cubas de aclarado se retirarán por un gestor de residuos autorizado, como hasta ahora.

Compartir el artículo

stats