DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabueñes inicia un plan de desescalada: acelera cirugías y permitirá todas las visitas

Los cuatro espacios para UCI del hospital se quedarán en solo dos tras bajar los ingresos de enfermos graves | Cruz Roja cierra su planta covid

Imagen de archivo del Hospital de Cabueñes.

Imagen de archivo del Hospital de Cabueñes.

El Hospital Universitario de Cabueñes iniciará este mes su propia desescalada pandémica. La evolución en meseta de la cuarta ola del coronavirus, que no llegó a suponer un repunte grave en el número de ingresos en Gijón, ha permitido autorizar para esta misma semana un nuevo acelerón a la actividad quirúrgica, una medida que se vuelve ahora factible por los buenos datos de ocupación en UCI, lejos de la saturación. La gerencia sanitaria ha dado luz verde a esta paso y a quedarse con dos espacios UCI, una para positivos y otra para enfermos graves de otras patologías, liberando el área de Despertar, que retomará su uso quirúrgico habitual. Tras el estado de alarma, además, la previsión es que Cabueñes reciba también la autorización del Sespa para restablecer los horarios de visitas a pacientes, de manera similar a como lo ha hecho ya el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y el concertado Monte Naranco. “La pandemia sigue ahí, pero iremos retomando la ansiada normalidad de forma progresiva”, asegura Manuel Bayona, gerente del hospital.

El complejo sanitario, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, maneja un plan de choque para su actividad quirúrgica, que acumula demoras en las intervenciones no urgentes, como en el resto del sistema sanitario. El plan empezó a concretarse en parte a finales de marzo, cuando se liberó la denominada UCSI, la unidad de cuidados sin ingreso del complejo, que hasta entonces se había utilizado como UCI covid. Cabueñes cuenta con solo una unidad para enfermos críticos y, por la pandemia, tuvo que habilitar cuatro: su UCI habitual, la UCSI, la Unidad de Coronarias del servicio de Cardiología y el área de Despertar. “Poder despejar y recuperar la zona de Despertar permite que, junto a la UCSI, podamos por fin incrementar el ritmo en quirófano. La gente debe entender que hasta ahora no se podía por falta de espacio, era imposible”, completa el gerente, que concreta que el dispositivo actual usará la UCI habitual, con 14 camas, para pacientes covid. Ayer había 12 ingresados. La Unidad de Coronarias seguirá bloqueada –el servicio de Cardiología se ha reorganizado para mantener la actividad fuera de la unidad– y utilizará sus 13 camas como UCI limpia, para casos no covid. Hoy quedará desinfectada para poder empezar a funcionar.

En cuanto a las visitas, a fecha de ayer, el hospital todavía no tenía autorización formal del Sespa, pero prevé recibir la indicación en días. Será, no obstante, una apertura “progresiva y controlada”, con celadores como vigilantes y con horarios de momento aún restrictivos para evitar cualquier tipo de aglomeración y contactos estrechos evitables. También se mantienen dos plantas reservadas para el virus, una de positivos en la octava par –que tenía ayer a 20 ingresados– y otra para casos sospechosos, que ayer tan solo tenía dos enfermos. “Con las visitas ya hemos intentado ser flexibles para casos delicados, pero ahora podremos establecer un criterio más general; era necesario”, razona Bayona.

Gijón había sufrido una segunda ola pandémica dramática que a punto estuvo de colapsar su hospital de referencia. Su saturación hizo que la ocupación hospitalaria se solapase con la tercera ola, impidiendo cualquier medida de relajación. Han sido los últimos días los que han confirmado que, al menos de momento, la desescalada es viable: el hospital concertado de Jove, aunque mantiene su planta de positivos, está lejos de saturarse, y el de Cruz Roja, el otro centro que colabora con la red pública, cerró su área de infectados hace unos días. Ambos habían abierto zonas de ingresos covid durante la segunda ola.

Las claves

  • Más cirugías. Al dejar en dos las cuatro UCI que tuvo que habilitar por la pandemia, Cabueñes puede recuperar camas de ingreso para impulsar la actividad quirúrgica de forma inmediata.
  • Horario de visitas. El hospital está también a la espera de recibir luz verde del Sespa para retomar un horario de visitas a enfermos, hasta ahora muy restringidas, que aumentarán de forma progresiva.
  • Cruz Roja se libera. El hospital concertado de Cruz Roja cerró hace unos días su planta de positivos y la de Jove, aunque sigue abierta, sigue lejos de saturarse.

Compartir el artículo

stats