Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un colosal autoclave de Olmar para China

La firma gijonesa tiene que montar en los muelles de La Osa una pieza que por sus dimensiones no puede hacer en la fábrica

La estructura montada en La Osa para la construcción del autoclave, en el centro.

La compañía gijonesa Industrial Olmar está construyendo, en los muelles de La Osa, en El Musel, un enorme autoclave para una factoría aeronáutica del sur de China. Olmar está especializada en la fabricación de autoclaves, hornos, generadores de vapor, sistemas de control y aparatos a presión. Es puntera en la fabricación de autoclaves, habiendo desarrollado un software propio para los mismos.

En el sector aeronáutico y aeroespacial, los autoclaves de Olmar se utilizan para la fabricación de materiales compuestos o de fibra carbono, que cada vez más se utilizan en ese sector industrial en el que marcó un hito los primeros contratos que efectuó en la década de los 2000 para los grandes aviones de Airbus. El autoclave que construye en El Musel, tras haber habilitado una estructura para trabajar a cubierto en el mismo, tendrá 7,8 metros de diámetro por 23 de largo. Sus grandes dimensiones imposibilitaban su fabricación en las instalaciones de la compañía gijonesa.

La obra comenzó el año pasado, en los terrenos del Puerto, pero quedó en suspenso durante unos meses debido a la pandemia. Hace varias semanas volvió a reanudarse. Este enorme autoclave no se transportará hasta su destino de una sola pieza, si no en dos mitades transversales, que volverán a soldarse en su emplazamiento definitivo.

Olmar es un grupo familiar fundado en 1945 por Olegario García Hevia como un pequeño taller de calderas de vapor en El Natahoyo. Actualmente el grupo con sede en el polígono industrial de Somonte cuenta con tres empresas; Industrial Olmar, Cosermo y Vallina. Además de en el sector aeroespacial, sus equipos se utilizan en procesos como la vulcanización, el tratamiento de madera, la laminación de vidrio y la gestión de residuos.

Esta compañía gijonesa no es la única que utiliza terrenos de El Musel, fundamentalmente los de los muelles de La Osa, para fabricar grandes piezas o equipos industriales. Esto motivó en su día que Metaindustry4, el clúster del metal impulsado por la patronal Femetal, se interesara por la habilitación de un espacio en La Osa para el uso compartido por distintas empresas del sector. Fuentes de la patronal señalan que la irrupción de la pandemia del coronavirus ha hecho que ese proyecto se ralentice, estando en todo caso pendiente de la dotación de las infraestructuras básicas por el Puerto para lo que sería una terminal de carga de proyectos.

Compartir el artículo

stats