Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuarenta años de "Volver a empezar": Así fue la imitación que hizo Pedro Ruiz del rey Juan Carlos I en la película

El intérprete puso voz al monarca en una conversación telefónica del film de Garci: “Hemos perdido la fraternidad de la Transición”

Pedro Ruiz, durante una actuación en el teatro Jovellanos.

Pedro Ruiz, durante una actuación en el teatro Jovellanos. Ángel González

Cae una noche de octubre de 1981 en el hotel Asturias, cuando una llamada de última hora sobresalta a Carolina, la telefonista. La comunicación viene directamente de Madrid, del Palacio de la Zarzuela, y es como una bomba que rompe la monotonía del final de la jornada en el hospedaje de la plaza Mayor de Gijón. Al otro lado de la línea está nada más y nada menos que el Rey Juan Carlos I, que reclama hablar con un huésped del hotel, Antonio Miguel Albajara, flamante ganador del premio Nobel de literatura y que pasa unos días en su ciudad natal antes de regresar para siempre a su exilio en Estados Unidos.

La escena de la llamada.

La secuencia es uno de los momentos más recordados de la película “Volver a empezar” de José Luis Garci por lo que significó en su momento y por lo que significa ahora. El humorista, presentador, actor y escritor Pedro Ruiz recuerda aquel momento como si fuera ayer. El catalán fue el encargado de ponerle la voz al hoy emérito y es junto a Marta Fernández Muro, que interpretó a Carolina, y Pablo del Hoyo, que fue el botones del Hotel Asturias, uno de los tres actores con vida que participaron en un rodaje del que se cumplen cuarenta años. “Traté de poner un tono natural, simpático y campechano y así se quedó”, apunta Ruiz.

El actor tiene 73 años y mantiene una sincera amistad con Garci. “Su cine es sensible y juegan un papel importante los silencios. A Garci, como a mí, le gustan mucho las frases redondas”, comenta. Su participación en la película se gestó precisamente por la relación que tiene con el cineasta. Cuenta que no se preparó demasiado, pero que sí trató de darle un tono natural a la voz de Juan Carlos I. “No es lo mismo escucharle hablar en un discurso que en una charla distendida. Además, ahora hay más datos pero antes el Rey solo hablaba en el discurso de Navidad y poco más”, explica Ruiz, ahora enfrascado en su espectáculo “Loc@s” en el teatro Marquina de Madrid.

La charla no tiene desperdicio. Comienza con el Rey agradeciéndole a Albajara, que apura un cigarrillo mientras habla, las loas que el escritor hizo del monarca al recoger su galardón en Estocolmo. Es 1981, el año del 23-F, el match-ball que ayudó a salvar Juan Carlos I para que una democracia bisoña y en pañales arraigara en un país acartonado tras cuarenta años de dictadura. Era aquella una España que, como el título de la película, quería volver a empezar.

Fueron también los años dorados de un rey que fue nominado para el premio Nobel de la Paz en 1980. Un hecho al que la cinta hace un guiño. “En Estocolmo, Majestad, no había ninguna duda de que el próximo premio Nobel de la Paz sería el Rey de España”, le cuenta Albajara al Borbón, que se confiesa seguidor de su obra y sale por peteneras al invita a el escritor a comer chuletas de cordero en un restaurante del Madrid viejo. Pura sencillez. Pedro Ruiz también tiene un recuerdo vivo de la Transición. “Era un tiempo en el todos sabíamos poco de casi todo, pero desde el punto de vista humano todo el mundo tenía el espíritu de caminar hacia la luz”, relata. “Ahora, empujamos más hacia la sombra. Antes, independientemente del pensamiento político, había un deseo de avanzar. Esa fraternidad era buena y ahora creo que se ha perdido”, añade.

Al actor tampoco se le escapa que la imagen que se tiene hoy de Juan Carlos I no es la misma que la que se tenía hace cuatro décadas. En Gijón, el monarca acaba de perder la avenida que llevaba su nombre. “En mi espectáculo hay una parte en la que reflejo al Rey como si estuviera en ‘La isla de las Tentaciones’. No es política, es estampa social. Su imagen no es la de antes. Pero yo no he votado nunca y entre monarquía y república elijo honradez. Sin honradez no hay democracia”, apostilla al otro lado del teléfono Pedro Ruiz, la voz del Rey en “Volver a empezar”.

Compartir el artículo

stats