Su amplia familia, representantes del mundo de la arquitectura y muchos de los compañeros de natación en el Grupo Covadonga y el Club de Regatas dieron ayer en San Julián de Somió el último adiós –en la foto, asistentes a la ceremonia– a Manuel Suárez-Lledó, arquitecto gijonés que ejerció durante 30 años en el Ayuntamiento de Oviedo. Oficio la ceremonia religiosa Enrique Figaredo, prefecto apostólico de Battambang (Camboya).