DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Buena Vida recupera el pulso en Fomento con un cambio de oferta

La popular discoteca del paseo reabre tras una reforma total, que incluye la incorporación de un restaurante italiano

Un paseante, a la altura de La Buena Vida, en Fomento. | Juan Plaza

Un paseante, a la altura de La Buena Vida, en Fomento. | Juan Plaza

El sol, el fin del toque de queda y la cercanía del verano han reanimado la vida en Fomento, uno de los paseos más queridos y transitados de los gijoneses a lo largo de todo el año. Y más en verano. A impulsar esa actividad en ese paseo con vistas a Poniente ayudará la reapertura el próximo día tres de junio de La Buena Vida, uno de los locales de ocio de la ciudad más conocidos.

A La Buena Vida le golpeó con dureza el covid. Fue uno de los primeros locales de la ciudad que tuvo que cerrar y, aunque reabrieron de forma temporal, el parón se ha prolongado durante meses. Un tiempo que han utilizado sus responsables para reformar el espacio y reformular el concepto. Todo un cambio para recuperar el pulso y el trabajo de un equipo de 45 personas. Y todo un ejemplo de quien convierte un problema en un reto para crecer.

No sólo reabrirá la discoteca actualizada en su estética y con, entre otras novedades, la pantalla de televisión más grande de Asturias “para poder disfrutar bien de los partidos”, explica su propietario, Paco García. La parte de restaurante se independiza del espacio de ocio más nocturno bajo el nombre de Pinocchio y con una apuesta gastronómica por una cocina italiana de alto nivel, más cercana a las tratorías romanas que a una oferta de pizería y pastas al uso.

Los responsables del espacio de ocio y restauración ultiman los detalles del proyecto de cara a abrir sus puertas con el inicio del verano. De hecho, la vuelta a la normalidad de la hostelería, el ocio nocturno y el turismo se convierte en un reto para reactivar la economía local en lo que parece, gracias al proceso de vacunación de la población, el principio del fin de la pandemia.

A La Buena Vida la realidad del covid se le presentó en julio del año pasado con un positivo en su plantilla. La decisión de la propiedad fue inmediata: cerrar, avisar a toda la clientela para que se pudieran hacer los test y aplicar protocolos de seguridad e higiene.

Compartir el artículo

stats