DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hora del crimen de Nuevo Roces: comienza el juicio contra Silvia A. M por matar a su bebé a puñaladas

La acusada, a las puertas de la prisión permanente revisable, podría declararse culpable para evitar una semana de juicio

Silvia A. M., única acusada del crimen.

Silvia A. M., única acusada del crimen.

A sus 26 años dio a luz a un bebé sano, perfectamente gestado, y lo cosió a puñaladas después de mantener oculto el embarazo a toda su familia, amigos y vecinos del bloque de la calle Genaro Suárez Prendes, en Nuevo Roces. Así actuó, según la Fiscalía y la acusación particular, la gijonesa Silvia A. M., que se sentará esta mañana en el banquillo de los acusados para responder por el atroz crimen de su hijo recién nacido. Lo hace con ínfimas opciones de evitar la que será la primera prisión permanente revisable impuesta en Asturias, toda vez que no existe atenuante ni eximente alguno que juegue en su favor. La joven, en prisión preventiva desde su arresto el 21 de septiembre de 2019, tiene en su mano declararse culpable para evitar una dura y mediática semana de juicio. En ninguna cabeza está otro veredicto, máxime al ser juzgada por un jurado popular que tendrá que enfrentarse a las fotografías del salvaje asesinato.

Una vez que su exnovio, Daniel B. S., quedó exonerado, todas las pruebas obrantes en la causa apuntan hacia ella. Su único punto a favor, mínimo, es que el arma del crimen nunca apareció. Se supone que utilizó un cuchillo de mango de madera, según su propia confesión espontánea ante los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (Udev) que lograron dar con ella en apenas 53 días de exhaustivas pesquisas. Solo en ese momento, detenida en comisaría, Silvia A. M. reconoció haber matado a su hijo y luego tirarlo al contenedor de basura que tenía delante de su casa el 1 de agosto de 2019.

Al prestar declaración en el juzgado, la acusada exoneró a su novio, con el que convivía y a los que unía una relación desde hacía ocho años. Una versión que motivó su ingreso en prisión y que Daniel B. S. quedase en libertad con cargos. Luego, pasadas unas semanas, Silvia A. M. pidió volver a declarar para cambiar su versión, presentándose como una mujer maltratada psicológicamente y asegurando que fue su novio quien se llevó al bebé. Y que si no había dicho nada hasta ese momento fue porque le tenía miedo. Esa misma versión volvió a defenderla cuando tuvo lugar el careo entre ambos, la segunda y última vez que Silvia A. M. salió de prisión.

La fase de instrucción permitió desmontar muchos de los argumentos de la acusada y exonerar, a su vez a Daniel B. S., que ahora ejerce la acusación particular y que se ha visto obligado a dejar de vivir en el piso de Nuevo Roces por los recuerdos y la presión vecinal. Por ejemplo, quedó acreditado que ya en diciembre de 2018, Silvia A. M. tuvo conocimiento de que estaba embarazada, pues sus búsquedas en internet revelan que accedió a la web abortar.org. La utilización de los dispositivos digitales (se incautaron tres teléfonos móviles, dos ipad y un ordenador) apuntaba también a ella, que llegó a visualizar más de mil vídeos relacionados con el parto.

El parto tuvo lugar el 1 de agosto. Silvia A. M. dio a luz a un niño sano de 2.670 gramos, aprovechando que su pareja se había ido a trabajar y estaba sola en el piso. No está clara la hora del alumbramiento, pero sí que a las 14.55 horas buscó “¿cuánto se tarda en morir por hemorragia?” en internet. Según la autopsia, la acusada envolvió al niño en unas toallas y comenzó a apuñalarle hasta en 53 ocasiones. “Hemorragia y calor” o “Siete horas tras el parto”, a las 16.22 horas y a las 17.20 horas, respectivamente, fueron otras de sus búsquedas. Antes de que su novio volviese del trabajo, metió el bebé en una mochila que usaba siempre Daniel B. S. (una foto en Twitter de la misma permitió llegar hasta ellos) y lo tiró al contenedor. De madrugada, un vecino que rebuscaba en la basura encontró el cadáver.

Hasta que la Policía les detuvo, Silvia A. M. siguió con su vida sin levantar sospechas. Hasta se fue de vacaciones varios días a la zona de Levante. “Mira qué hijos de p. hacer eso, acabar a puñaladas con un bebé; a esos no les pillan” o “¿Quién habrá sido? ¿Tú crees que lo descubrirán?” eran sus comentarios ante sus amistades, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA cuando accedió al sumario del caso en enero de 2020. La respuesta a sus preguntas la conoció el 21 de septiembre de 2019, cuando fue detenida por la Policía y enviada a prisión. Según los forenses tenía “controles de conducta poco desarrollados e inestabilidad emocional, agresión social e interpersonal, impulsividad, intolerancia a la frustración, genio voluble y fondo egoísta”. Pero, padece “un trastorno antisocial de la personalidad que, no obstante, no afectaría a sus facultades”.

En prisión está perfectamente aclimatada, tranquila y practicando deporte con asiduidad. Sus salida al juicio que comienza hoy pueden ser las últimas de la cárcel en décadas.

Cinco sesiones de juicio y 26 personas para conformar el jurado popular a partir del lunes

De las 36 personas preseleccionadas por sorteo para formar parte del jurado popular solo 26 estarán presentes hoy para la elección de los nueve integrantes (más otros dos como reserva) para emitir el veredicto sobre Silvia A. M., después de que la Audiencia haya aceptado las alegaciones presentadas por diez de ellos. En su mayoría, los argumentos son los estipulados en la ley, como residir fuera de Asturias, ser mayor de 65 años o contar con problemas de salud. Está previsto que a las 10 horas comience la elección del jurado, teniendo en cuenta que las partes (acusaciones por un lado y defensa por otro) tienen potestad cada uno para vetar a cuatro de los propuestos. Una vez conformado el jurado se espera que Silvia A. M. declare a las 12.30 horas. En el caso de que mantenga su inocencia, el juicio se alargaría otras cuatro sesiones. Nueve policías están citados el martes; once testigos (incluida la familia de ambos), el miércoles; más agentes, forenses y psicólogos el jueves; y está previsto que el viernes se lea el acta del jurado.

Compartir el artículo

stats