DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós en La Asunción a Isidoro Cortina, “un hombre cariñoso y honrado”

“Fue un apasionado de la fotografía y tuvo una búsqueda incansable de la cultura”, asevera el párroco en el funeral del exjefe de la Policía Local

8

Funeral en Gijón por Isidoro Cortina

En la iglesia parroquial de La Asunción, “un lugar grato” y en el que se implicó mucho Isidoro Cortina, como recordó el párroco Eduardo Jiménez, tuvo lugar ayer la calurosa despedida del que fuera documentalista y jefe de la Policía Local de Gijón casi tres décadas. Sus amigos y familiares se reunieron para dar el último adiós a “un hombre afable, cariñoso y honrado”, del que destacaron su enorme pasión: “Adoraba la fotografía, le encantaba, era un excelente fotógrafo”.

Fallecido el pasado lunes a los 84 años, Isidoro Cortina del Frade estuvo de 1969 a 2001 al frente de la Policía Local. Crítico musical, fotógrafo e historiador, fue una figura muy activa en el Foro Jovellanos y el RIDEA (Real Instituto de Estudios Asturianos), de los que formó parte. “Nos alegra el reconocimiento de una trayectoria honesta, en la que destacó por su capacidad de trabajo, sensibilidad y su búsqueda incansable de la cultura y el arte”, señaló el párroco de La Asunción durante su homilía, en la que mencionó además su faceta como fotógrafo y un recuerdo que guarda con cariño: “Me regaló con mucho orgullo una imagen de la cúpula de esta iglesia”.

Jiménez ensalzó de Isidoro Cortina “su preocupación por servir y su inquietud por conocer la grandeza del ser humano a través de la literatura y la sabiduría”. Y animó a su entorno a mantener vivo su legado: “Idealizarlo para que en vuestra vida personal sea referente de vuestras oraciones, emociones y proyectos”.

Cortina dejó huella en su vida profesional y fuera de ella. Con Manuel Arrieta, exconcejal del Ayuntamiento de Gijón, mantuvo sus primeros contactos hace cuatro décadas, cuando Arrieta era técnico municipal. “Era entrañable, cariñoso y honrado”, rememora. “Empezamos a vernos en 1977 y mantuvimos desde entonces una estrecha relación. Era un hombre erudito y un excelente fotógrafo”, indicó. “Tengo la suerte de contar con una foto que me regaló en blanco y negro de la Santina”, remató.

Desde hace casi medio siglo le conocía José Antonio López, que fue líder vecinal de La Pedrera durante casi dos décadas. “Era una buena persona que estaba siempre para todo. Siempre fue muy educado, no cambió el trato por ser jefe de la Policía Local, tenía siempre un momento cuando te veía para charlar”, recordó. En el cementerio de Fano, uno de las parroquias en las que tiene raíces su familia, fue donde recibió Cortina ayer cristiana sepultura.

Compartir el artículo

stats