“Máxima prudencia” en el Grupo Covadonga y recelo en la oposición ante los cambios en la práctica del piragüismo en el río Piles adelantados ayer por LA NUEVA ESPAÑA. El presidente mayor club sociodeportivo de Asturias, Antonio Corripio, indicó que aguardará a la licitación del proyecto y puso “todo el conocimiento” de la entidad al servicio del Ayuntamiento para “que no desaparezca la práctica deportiva” en el cauce. “Creemos que el anillo es una instalación segura, pero valoraremos positivamente si se lleva el piragüismo a otra zona del río porque lo que no queremos es que desaparezca. Toca máxima prudencia con este asunto, pero eso sería un cierto avance”, manifestó el máximo mandatario. La oposición fue mucho más crítica con los cambios propuestos por el edil Aurelio Martín.

El portavoz de Foro, Jesús Martínez Salvador, se mostró “escéptico” ante el proyecto para renaturalizar el río en base a los postulados del equipo de profesores de la Universidad Politécnica de Madrid. “Ya expresaron varias veces que quieren eliminar el piragüismo en el Piles, así que no tenemos muchas esperanzas. Y somos también escépticos con las conclusiones que saldrán del estudio que se les ha encargado”, valoró el concejal. “El Pleno acordó estudiar la compatibilización del deporte con la salubridad de las aguas, pero no con la renaturalización extrema que plantea la Politécnica”, añadió Martínez Salvador.

El portavoz de Vox, Eladio de la Concha, consideró que el gobierno local “trata de disfrazar la intención de cerrar el anillo pasando la responsabilidad a lo que digan los expertos”. “Se está tratando de vestir con el ropaje de la ciencia lo que es una decisión política”, ya que la “la Politécnica ya redactó un informe contrario al anillo”, puntualizó.

Juan Carlos Fernández Sarasola, portavoz de Ciudadanos, consideró “prioritario” mantener la “buen estado las aguas del Piles y del Peñafrancia”. Aunque matizó que “siendo prioritaria la limpieza de los cauces, es imprescindible mantener la práctica deportiva del piragüismo en el río”. “Para ello, hace falta un diálogo fluido con todos los implicados y llegar a una solución consensuada lo antes posible”, aseveró.

En una línea similar se mostró la portavoz de Podemos-Equo, Laura Tuero. “Esperamos que sea posible practicar piragüismo en un río sin contaminación y renaturalizado”, dijo. “Se va a estudiar las posibilidades para salvaguardar el medio y la salud de los deportistas, así como soluciones viables para que el río deje de estar contaminado tras 40 años sin hacer nada por evitarlo”, declaró.

Por su parte, el portavoz del PP, Alberto López-Asenjo, declaró que es necesario “compatibilizar la práctica deportiva con los estándares sanitarios adecuados”. “Hay que destacar la apertura aparente de que se pueda estudiar la viabilidad de los azudes portátiles que permitan dar esa flexibilidad que se pide desde todas las instancias”, zanjó.