El Partido Popular propondrá en el Pleno del Ayuntamiento de Gijón que se estudie la creación de una red municipal de aparcamientos, que alcanzarían las 4.000 plazas, repartidos en once espacios diferentes. “Defendemos la protección medioambiental, pero la política de movilidad es nefasta, requiere mesura y proporcionalidad”, explicó Ángeles Fernández Ahúja, concejala de la formación. En su plan indican como puntos para los nuevos aparcamientos subterráneos o en superficie el parque de la Serena, el parque de Cocheras, el Paseo del Muro, la calle Claudio Alvargonzález, El Humedal, la Estación Intermodal, el solar de la antigua escuela de Peritos de la calle Manuel Llaneza, la avenida de la Constitución, la calle Carlos Marx, la avenida de Portugal y la zona del Piles y El Molinón.

Ahúja denunció que desde 2019 se han perdido 466 plazas de aparcamiento en la ciudad, en gran parte por las peatonalizaciones, y que en 2022, el carril bus de la avenida Pablo Iglesias elevará la cifra a 544. “Deberán tener tarifas únicas y asequibles. El aparcamiento es un problema real, que se va a agudizando a lo largo del tiempo”, relató la concejala.

En Foro Asturias, por su parte, el concejal Pelayo Barcia anunció que presentarán una enmienda “para matizar que el Ayuntamiento no debe crear ni construir parkings, sino que debe poner facilidades y establecer condiciones amables para que sea la iniciativa privada sea quien los construya, para así no poner en riesgo las cuentas del Ayuntamiento”. A su juicio existe el peligro de que con una medida de este tipo “se pueda repetir un ‘cinturón verde’ como el de Oviedo, que terminó con una deuda de 66,8 millones para los ovetenses”. Y añadió que “lo que habría que exigir que no se suprimiesen más plazas de aparcamiento en la calle para no perjudicar a los vecinos”.