Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rugby por la inclusión para niños con capacidades diversas la Quinta San Eutiquio

La entidad Sin Límites retoma sus talleres tras un año de parón: "Estaban deseando volver"

6

Rugby inclusivo en la Quinta San Eutiquio Marcos León

Los hermanos mellizos Álvaro y Gonzalo Pezón Salvador, de once años, no veían ayer la hora de empezar a jugar al rugby. En una modalidad inclusiva, con niños con capacidades diversas y después de un año largo sin poder estar en contacto con su grupo de amigos. La organización Sin Límites, que trabaja por la adaptación a través del deporte de todos los niños independientemente de sus discapacidades, no había podido desarrollar sus actividades desde marzo del año pasado, y “todas las familias estaban deseando volver, porque para los pequeños el ejercicio es fundamental”, razonaba ayer en la Quinta San Eutiquio Rubén Alonso, uno de los monitores.

Por eso, pasarse la pelota y jugar con cintas en rugby sin contacto físico fue ayer una descarga de adrenalina para una veintena de niños, felices con un deporte que “no es un muy difícil”, coincidían los hermanos Pezón Salvador.

“De lo que se trata es de que lo pasen bien, de que hagan un poco de ejercicio al aire libre y se reencuentren después de tanto tiempo sin actividades”, explicaba por su parte Berta García, Olímpica en Río de Janeiro y encargada de introducirlos en los rudimentos de este deporte.

Y si los niños agradecen el poder pasar dos horas fuera de casa jugando, poder contar con este tiempo de respiro es “un gran apoyo para las familias, era algo muy necesario para todos después del confinamiento”, apuntaba la presidenta de Sin Límites, Fany Fanjul. Por eso, y una vez que los niños con más problemas ya han sido vacunados, asegura que “habrá más actividades a partir de ahora”.

Compartir el artículo

stats