Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “caso Germán” llegará a juicio en octubre, cuatro años después de la agresión

Los cuatro acusados y decenas de testigos declararán repartidos en ocho sesiones | La prueba del polígrafo queda desestimada

15

Germán Fernández junto a su madre, Yolanda Fernández, tras conocer la petición del fiscal Ángel González

El próximo 20 de octubre está previsto que dé comienzo el juicio por el “caso Germán” en el que cuatro jóvenes se sentarán en el banquillo de los acusados para responder por las lesiones causadas a este camarero gijonés que quedó con graves secuelas tras una trifulca en la zona de Fomento en julio de 2017. Son decenas de testigos, investigadores y peritos quienes tendrán que dar su versión de lo ocurrido aquella madrugada a través de las ocho sesiones que están programadas en la Sección Octava de la Audiencia. La celebración del juicio, por tanto, llega más de cuatro años después de lo ocurrido.

El señalamiento, notificado ayer a las partes implicadas en el procedimiento, arrancará el día 20 de octubre, a las diez de la mañana, con la declaración de los cuatros acusados: Rubén Á. H., Yerai R. V., Jorge Á. G., e Imad A., y seguirá los días 21, 22, 27 y 28 de octubre, y los días 3 y 4 de noviembre. Eso siempre y cuando no haya un acuerdo entre partes, algo que parece complicado.

El tribunal de la Sección Octava, además, ha remitido también el auto de admisión de pruebas solicitadas por las defensas, la Fiscalía y la acusación particular, que ejerce la familia de Germán Fernández. Este auto vuelve a rechazar un nuevo examen de los forenses para conocer el estado actual del camarero gijonés, que quedó impedido para vivir de forma independiente tras lo ocurrido. En esta valoración lleva meses insistiendo la defensa de Rubén Á. H., el joven que asumió ser el autor del único golpe que recibió Germán Fernández aquella madrugada y para el que la Fiscalía solicita 14 años y medio de cárcel.

Al margen de otras pruebas rechazas, destaca también la negativa a aplicar la prueba del polígrafo que la defensa de Yerai R. V. pedía para su cliente. Tanto este joven como Imad A. y Jorge Á. G. defienden su inocencia en sus escritos, adelantados en su totalidad por LA NUEVA ESPAÑA. Los tres coinciden, cada uno con sus particularidades, en que no tuvieron contacto con Germán Fernández. Pese a todo, para ellos pide el fiscal una condena de doce años de cárcel por un delito de lesiones cualificadas. La acusación particular, por su parte, les atribuye a los cuatro un delito de homicidio en grado de tentativa.

Compartir el artículo

stats