DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Fernández, “Merediz” Nuevo coordinador de Cáritas en Gijón

“En esta crisis, estamos atendiendo a autónomos con título universitario”

“De forma presencial, damos ayuda a unas noventa familias: hay bastantes vecinos de Sudamérica y muchos que están en un ERTE”

Juan Fernández, "Merediz"

Juan Fernández, "Merediz" Juan Plaza

Juan Fernández González, conocido por el apellido familiar Merediz por buena parte de sus allegados, se acaba de estrenar como coordinador de Cáritas en Gijón, relevando a Yolanda Miranda y tras haber pasado por la tesorería de la entidad, tal y como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA. Jubilado del San Eutiquio, tiene por delante la tarea de coordinar las 32 Cáritas parroquiales del concejo para hacer frente a un cambio de perfil en los usuarios, con la vivienda como principal caballo de batalla.

–¿Con qué objetivos llega a la coordinación de Cáritas Gijón?

–Cuando entré en Cáritas creía que era simplemente venir, dar alimentos y ya está. Pero cuando te vas metiendo en el trabajo ves que el objetivo es otro: acoger a la persona, escuchar, estar pendiente de ella y ayudarla. A veces, con la escucha se ayuda mucho más. Y luego, por supuesto, atender sus necesidades materiales. Los objetivos que nos marcamos son los de acoger a las personas y aceptarlas tal y como son, ayudarlas en su desarrollo y orientarlas para acceder a ayudas y hacer gestiones administrativas. Incluso a personas de fuera les enseñamos a cocinar los alimentos que reciben.

–¿Cómo ha cambiado la forma en la que atienden a las personas?

–Desde hace unos años, dejamos la línea asistencial dura y estamos enfocados a una forma de trabajar que consiste en ayudar con vales o con dinero a reforzar la dignidad de la persona, de manera que todo el mundo sea capaz de gestionarse y sentirse mucho más digno que recibiendo una simple comida.

–¿Ha cambiando el perfil de quienes llegan a Cáritas?

–Mucho. En lo que va de año, y solo en la parroquia de San Juan XXIII de Viesques, por ejemplo, ya hemos recibido a tres titulados universitarios. Eran autónomos y con la crisis se encontraron con la necesidad de tener que deshacerse de todas sus pertenencias. Necesitan un apoyo puntual, saldrán del bache en pocos meses, pero precisan que los acompañemos y que los dotemos de una aportación económica para seguir adelante. También atendemos a muchas personas de Sudamérica que aquí no tienen apoyo. Estamos en unas 90 familias al mes en atención presencial, muchos más de las que había en años anteriores. Y a ellos se suman los que precisan otros apoyos, como los laborales. Hay mucha gente en ERTE, no les llega para todo.

–¿Cuál es la necesidad más acuciante?

–El 60 por ciento de las ayudas que proporciona Cáritas arciprestal de Gijón van para la vivienda, pagos de comunidad o alquiler de habitaciones. Hay gente que vive en condiciones muy precarias y no les alcanza para pagar más. Necesitaríamos coordinarnos con las empresas públicas Emvisa y Vipasa para buscar una solución a esta cuestión. Con la media docena de pisos que tenemos en la ciudad no es suficiente. La idea es reforzar este ámbito de la vivienda durante los próximos tres meses.

–¿Cuál será su primer objetivo de trabajo?

–Reforzar los cinco campos de trabajo que tenemos en la actualidad con un plan estratégico para Gijón en acogida en las parroquias, animación para los voluntarios, los proyectos locales como El Llugarín, La Santina y Koopera, la red de hogares y el equipo de empleabilidad, para posteriormente hacer una evaluación y ver qué cosas se pueden mejorar. Queremos ampliar la atención laboral para atender a más personas. Y tenemos el reto de llegar a los jóvenes para que sean voluntarios. Casi todos somos mayores y necesitamos relevo. Eso lo tenemos claro.

Compartir el artículo

stats