DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El empresario asturmejicano Antonio Suárez, hijo adoptivo de Gijón, y el escritor Xosé Bolado, medalla de oro

El Unión Club Ceares, la Sociedad Astronómica Omega y el Centro de FP del Mar recibirán la medalla de plata en el Jovellanos el día de San Pedro

medallas

Gijón sigue dando pasos hacia la normalidad. La entrega de honores y distinciones a personas, colectivos y entidades que con su esfuerzo han contribuido a afianzar una ciudad mejor para todos recupera la tradición y se hará el 29 de junio, día de San Pedro, tras la cancelación del año pasado debido a la pandemia. El acuerdo alcanzado ayer por todos los grupos de la Corporación municipal (PSOE, Ciudadanos, Foro, Podemos-Equo, PP, Vox e IU), en una reunión presidida por la alcaldesa, Ana González, sirvió para tributar al empresario asturmexicano Antonio Suárez como hijo adoptivo y al escritor recientemente fallecido Xosé Bolado con la medalla de oro.

Las medallas de plata de este año, también elegidas por consenso durante la tarde de ayer, han recaído en la Sociedad Astronómica Omega, que en este 2021 está celebrando sus 40 años de actividad; el Centro Integrado de Formación Profesional del Mar, que desde hace más de cinco décadas imparte una amplia oferta formativa en distintos sectores relacionados con el mar; y el Unión Club Ceares, el equipo de fútbol que para celebrar su 75.º aniversario y acaba de lograr el ascenso a la Segunda RFEF esta temporada.

Los honores para el empresario asturiano, presidente de Grupomar (dedicado al sector pesquero, portuario e industria conservera) se centran en toda su actividad empresarial y el beneficio que ha supuesto para Gijón, como por ejemplo, citan desde el Ayuntamiento, “el encargo de cinco barcos atuneros a Armón”. Un pedido que permitió al astillero gijonés “reemprender su actividad”.

La medalla de oro de este año se entregará a título póstumo al escritor y estudioso ovetense de la llingua Xosé Bolado, fallecido hace ocho días y que llegó a la ciudad como profesor del Instituto padre Feijóo. Además de su contribución a la cultura y a la recuperación del Ateneo Obrero, que acabó presidiendo, también destaca su donación a los fondos municipales del archivo sobre Rosario de Acuña. “El hecho de que decidiera que Gijón fuera la depositaria última de este legado, da muestra de su convicción de que la educación, la cultura y la igualdad constituyen los cimientos de toda sociedad democrática”, destaca el Ayuntamiento en un texto público.

En cuanto a las medallas de plata, el Centro de FP del Mar, situado junto a la playa de El Arbeyal, acumula cinco décadas de enseñanza en Gijón, “con modernos equipamientos y su formación eminentemente práctica”, que lo han convertido en “un centro puntero a nivel nacional e internacional”.

El Unión Club Ceares, por su parte, eufórico tras el ascenso, logra esta distinción del Ayuntamiento al reconocer su apuesta por el fútbol base y el ambiente familiar y cercano que se vive en el club. Una entidad deportiva “en la que niños y niñas disfrutan practicando un deporte en el que, además de mejorar técnicamente, fomentando ya en estas categorías la cooperación, el respeto, el esfuerzo y rechazando los aspectos más negativos que se ven diariamente en la sociedad como el racismo, la homofobia y especialmente el sexismo”.

También la Sociedad Astronómica Omega lucirá su medalla de plata justo cuando cumplen cuatro décadas de trabajo en la ciudad. Una distinción como reconocimiento por crear el primer observatorio astronómico de Asturias, en el Monte Deva o sus cursos de iniciación en la materia en la Universidad Popular.

Los distinguidos recogerán sus respectivos galardones el próximo 29 de junio en el Teatro Jovellanos. Junto a ellos estarán los premiados del año anterior. En 2020, se nombró hijo predilecto al jurista y escritor Francisco Prendes Quirós e hijo adoptivo al escritor Luis Sepúlveda. La medalla de oro fue para la asociación “Una ciudad para todos” y las de plata para la asociación Adansi, el jugador de balonmano Raúl Entrerríos y el periodista José Antonio Rodríguez Canal.

Hijo adoptivo | Antonio Suárez

De la infancia en Gijón a “rey del atún”

Antonio Suárez, en una visita a Asturias. | Fernando Geijo

Antonio Suárez, en una visita a Asturias. | Fernando Geijo

“Me gusta mucho. Yo siempre digo que soy de Sobrescobio, porque es de donde es mi familia aunque nací en un hospital de Oviedo, pero viví en Gijón de niño toda la vida. Me da muchísimo gusto”. El empresario asturmexicano Antonio Suárez valoró ayer con estas palabras la distinción de hijo adoptivo de la ciudad que le ha otorgado el Ayuntamiento de Gijón y de la que se enteró por boca de la alcaldesa de Gijón, Ana González. Se trata de un nuevo reconocimiento de los que ya ha tenido este empresario en su patria chica, entre ellos el de “Asturiano del mes” de LA NUEVA ESPAÑA en 2014.

Afincado en México desde los años 70, Antonio Suárez es el presidente de Grupomar, que engloba a más de 35 empresas, dedicadas íntegramente al sector pesquero, portuario e industria conservera. Es conocido popularmente como “el rey del atún” y también coleccionista de arte contemporáneo. Su actividad empresarial siempre ha estado ligada al desarrollo de nuevas empresas, tanto en México como en España, Japón y EE UU. Gracias a su encargo de cinco barcos atuneros a Armón, el astillero gijonés reemprendió su actividad. Ahora ha encargado otro más, con opción a un segundo. También ha entrado en el sector inmobiliario en Gijón.

Medalla de oro | Xosé Bolado

Estandarte de la llingua y maestro de la obra de Rosario de Acuña

Xosé Bolado, en el paseo de Begoña, en 2013. | Marcos León

Por su relevancia como uno de los grandes defensores de la llingua asturiana, el sector cultural de la región aplaudió ayer reconocer al escritor Xosé Bolado, principal estudioso de la obra de Rosario de Acuña, con la medalla de oro de Gijón a título póstumo. Fallecido hace ocho días, será Emilia Vázquez, quien fue su compañera durante años y una de sus amigas más cercanas, una de las encargadas de recoger el premio. “Tanto a su familia como a sus amigos nos satisface muchísimo este reconocimiento. Gijón no fue la ciudad que le vio nacer, pero sí la que él adoptó desde que vino a trabajar como profesor. Se quedó colgado de ella, de sus paseos y de su gente”, explica.

Bolado nació en Oviedo en 1949, era licenciado en Filosofía y Letras y miembro de número de la Academia de la Llingua de Asturias desde 1988. Fue uno de los impulsores de “Lliteratura: Revista Lliteraria Asturiana”, publicación que dirigió desde su fundación, en 1990, hasta 2017. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Oviedo, fue también profesor de institutos regionales y de Madrid. Se adentró en el movimiento de la reivindicación lingüística en la década de los setenta y publicó, entre otras obras, “Antología poética del Resurdimientu” (1989). “Siempre estuvo muy implicado en política y en defender los derechos de las mujeres”, completa Vázquez.

Medalla de plata | Sociedad Astronómica Omega

Cuatro décadas de divulgación e investigación astronómica

Socios de Omega, en el Observatorio del Monte Deva. | Marcos León

Socios de Omega, en el Observatorio del Monte Deva. | Marcos León

“Lo meritorio es ser miembro de una sociedad de astronomía en Asturias, que no es ni Soria ni Almería, donde está el cielo despejado casi todo el año. Nuestros socios tienen mucho mérito”. Santiago Izquierdo es el presidente de la Sociedad Astronómica Omega, que cumplió 40 años de vida el pasado mes de febrero y que ayer se llevó una gran alegría por el reconocimiento de la ciudad, con la medalla de plata. “Estamos muy emocionados y agradecidos. Nos da mucha fuerza para seguir”, comenta el máximo responsable de este colectivo, que cuenta con 120 socios. “Siempre nos hemos movido en una cifra parecida, en todo este tiempo han pasado por aquí unas 500 personas diferentes”, añade.

La Sociedad Astronómica Omega nació el 27 de febrero de 1981 con el objetivo de divulgar el conocimiento de las Ciencias del Espacio entre el público en general. Pero también con una clara vocación científica. “Abordamos también la física o la informática, intentamos enseñar y despejar líos y entuertos”, comenta su presidente. Uno de los momentos más importantes de su historia fue en 1995, con la apertura del Observatorio del Monte Deva, donde junto a las investigaciones se llevan también a cabo cursos y talleres para atraer nuevos fieles. “El que lo prueba se engancha”, zanja Santiago Izquierdo.

Medalla de plata | Centro integrado de FP del Mar

Un espacio cara al Cantábrico para potenciar la economía azul

Dos alumnos de FP del Mar, en un simulador. | Ángel González

Dos alumnos de FP del Mar, en un simulador. | Ángel González

“Estamos encantados porque es un respaldo enorme a la labor que hacemos, a la tarea de mirar al mar”. Indalecio Estrada, director del Centro Integrado de Formación Profesional del Mar, se mostraba ayer exultante tras haber recibido una de las medallas de plata de la ciudad. “Es una forma de potenciar un sector, el de la economía azul, basado en los recursos marítimos, llamado a tener cada vez más peso”, afirma.

Con medio siglo de historia como Escuela Náutica y ocho años de vida como Centro de Formación Profesional, por sus instalaciones al pie de la playa del Arbeyal pasan diariamente más de un millar de alumnos. “Se forman en FP unos 200 porque los grupos han de ser necesariamente reducidos y también hay quienes pasan por formación para el empleo y para títulos y certificados”, explica Estrada. El centro presume de contar con modernos equipamientos que se han ido renovando en los últimos años, desde simuladores de navegación a máquinas y aparatos de radio homologados para la obtención de certificados internacionales. Asimismo, dispone de diversos talleres y aulas técnicas que permiten desarrollar una formación eminentemente práctica, con el fin de que los alumnos “salgan lo mejor preparados posible”. “Con la medalla de plata esperamos que nuestras disciplinas cada vez sean más conocidas”, cuenta.

Medalla de plata | Unión Club Ceares

Un club ejemplar de barrio que vela por su afición y sus valores

Los jugadores del Ceares celebran su histórico ascenso a Segunda RFEF. | Á. G.

Los jugadores del Ceares celebran su histórico ascenso a Segunda RFEF. | Á. G.

En un club que destaca por su entusiasmo, valores y dedicación, casi ni los más optimistas soñaban con un 2021 para enmarcar. En el curso en el que el Unión Club Ceares celebra su 75.º aniversario, el conjunto de La Cruz logró hace unas semanas con un histórico ascenso a la nueva categoría Segunda RFEF –casi equivalente a la antigua Segunda B– y ahora suma la medalla de plata de Gijón. “Tantas celebraciones son casi como una boda real”, explica Xosé Estrada, directivo de la entidad, tras recibir la noticia. “Para nosotros es importante porque estamos inmersos en un proyecto que empezó de manera muy modesta, con gente del barrio intentando salvar el club. Hoy ya tiene una dimensión mayor y que es reconocida por la ciudad”, afirma Estrada. “Mantenemos la modestia, seguimos siendo un club de barrio”, añade.

La actual directiva del Ceares asumió el club hace una década. Y lo hizo con la intención de ir más allá, establecer un modelo de entidad popular, en la que los socios fuesen parte activa en la toma de decisiones y siempre regida de acuerdo a unos valores. “No tenemos miedo a posicionarnos en contra de la discriminación, la homofobia, el machismo o el racismo”, relata Estrada. Y añade que el Ceares prima “la cooperación, el respeto o el esfuerzo”.

Compartir el artículo

stats