DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fermín Mora, un empresario hecho a sí mismo, en la Ería del Piles

Nacido en una familia humilde de Mirallo de Arriba (Tineo), el promotor se inició en el sector de la construcción como peón, con 14 años

Terrenos de la Ería del Piles. | Marcos León

Terrenos de la Ería del Piles. | Marcos León

Empresario discreto, directo con sus interlocutores, bien relacionado y apegado a sus orígenes, el constructor tinetense Fermín Mora acaba de tomar de su mano el desatasco de un proyecto emblemático de Gijón, como es el desarrollo urbanístico de la Ería del Piles, espacio para el que desde 2001 se han pergeñado sucesivos proyectos fallidos. La adquisición, a través de su empresa Nuevo Espacio, de los 29.515,49 m2 de la Ería, en la subasta de liquidación de activos de Asturpromotora (por 3.797.000 euros) ha sido bien recibida por todas las fuerzas políticas, los representantes empresariales y los propietarios minoritarios de ese entorno, cuyos conflictos judiciales con Asturprotora dieron al traste con los últimos intentos de adecentar la zona.

El de la Ería del Piles no es el único proyecto en manos de este promotor con connotaciones para la ciudad que van más allá del mero negocio. De él también depende que Gijón logre tener su primer hotel de cinco estrellas, objetivo para el que adquirió la mayoría accionarial de la empresa dueña de la antigua sede de la Autoridad Portuaria, como desveló LA NUEVA ESPAÑA.

Quienes conocen la trayectoria vital de este empresario nacido en Mirallo de Arriba (Tineo) hace más de medio siglo, destacan que se trata de un hombre hecho a sí mismo. El segundo de tres hermanos, con los orígenes familiares en su pueblo por parte paterna, y en el cercano de Villar, por parte materna, Fermín Mora nació en el seno de una familia humilde. Hijo de un ferrero, con 14 años ya trabajaba como peón en la construcción, en obras en la zona junto a su hermano mayor.

Ahora posee varias empresas de promoción inmobiliaria, tras haberse separado del socio con el que comenzó a expandir su actividad constructora desde Tineo a Oviedo, Gijón y Cangas del Narcea. En Gijón, a través de Asturcasa desarrolló el bloque de edificios al final de la calle Marqués de San Esteban, frente al Museo del Ferrocarril.

Con Nuevo Espacio ha desarrollado viviendas de lujo en las calles Eladio Carreño y tiene en marcha otra promoción con 14 viviendas en la calle Ezcurdia, además de solares en esta misma calle y también en la de Marqués de Casa Valdés. En Oviedo hizo bastantes promociones en la zona de la Ería (el barrio donde está el Carlos Tartiere) y entre 2000 y 2009 fue copropietario del restaurante La Gruta.

El empresario se siente orgulloso de estar apegado a Asturias y a sus raíces. Es raro el fin de semana que pasa sin acudir al chalé que se construyó en su pueblo natal. Padre de dos hijos, de su primer matrimonio, sus colaboradores señalan que es del tipo de personas para las que el trabajo no tiene horario.

Una zona “imprescindible”

Su desembarco en la Ería del Piles fue aplaudido ayer desde el Ayuntamiento. La portavoz del gobierno local de PSOE e IU, Marina Pineda señaló que “es imprescindible que se agilice el desarrollo de este espacio, que está ubicado en una de las zonas más emblemáticas del municipio y que constituye un polo indiscutible de atracción turística y por lo tanto de actividad económica”.

Rubén Pérez Carcedo, de Ciudadanos, apuntó que instó a la concejalía de Urbanismo a que “sea proactiva e inicie un proceso de colaboración con la empresa que los ha adquirido para poder agilizar al máximo la tramitación urbanística de la ordenación de este espacio, y que su diseño se haga teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad, pero también posibilitando el aprovechamiento del potencial que desde el punto de vista económico, social y turístico tiene”.

Jesús Martínez Salvador, de Foro, indicó que “a buen seguro será una inversión rentable tanto para ellos como para la ciudad” por el “enorme potencial turístico” de la zona. Por su parte, para Alberto López-Asenjo, del PP, “el hecho de que tengamos un inversor, como es la promotora Nuevo Espacio, lo que nos permite es tener la esperanza de poder desarrollar un proyecto constructivo acorde a las realidades y a las necesidades que tiene Gijón”.

Laura Tuero, de Podemos-Equo pide que “en este proyecto se tenga en cuenta, sobre todo, la protección paisajística y que esté enfocado en el disfrute de toda la ciudadanía, en el interés general, así como que sea sostenible desde el punto de vista urbanístico”, mientras que Eladio de la Concha, de Vox, indicó que “esperamos que, con el desarrollo del proyecto, se fomente la actividad económica y se creen puestos de trabajo, lo que redundará en beneficio de todos los gijoneses”.

Desde la Cámara de Comercio de Gijón dio la bienvenida a la nueva inversión su secretario general, Álvaro Alonso, quien indicó que “la Ería del Piles es un emplazamiento emblemático para Gijón y es un anacronismo que esa zona urbana no tenga un desarrollo ordenado”, algo que la Cámara espera que tenga “el impulso definitivo”, de la mano del inversor, para convertir esa zona “en un elemento dinamizador de la economía local”.

También han recibido de mano con buen talante la llegada de Fermín Mora los tres propietarios minoritarios del ámbito del PERI de la Ería del Piles, quienes indican que “esperamos que no se vuelva a repetir la historia de Asturpromotora, que no quiso llegar a un acuerdo con nosotros; por nuestra parte no va a ser”, indicó Julio Quirós, quien mostró la “disposición a negociar” con el nuevo promotor un acuerdo en el que todas las partes ganen.

Compartir el artículo

stats