DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cálido adiós a González Colunga, un abogado que “siempre se entregó a los demás”

Decenas de allegados arropan a la familia del exdecano del Colegio de la Abogacía, un hombre “de trato exquisito” y “siempre accesible”

9

Por la izquierda, Marta Fernández, Antonio González, Joaquín Pérez, Ana González, Ana María García, Ignacio González y Cecilia Vega-Arango, familia de Antonio González Colunga, ayer, al inicio de su funeral en San Pedro. | M. León Marcos León

“Era la bondad personificada, una persona justa, una persona de bien”. Así definió esta tarde el sacerdote José Antonio Álvarez al fallecido Antonio González Colunga, exdecano del Colegio de la Abogacía de Gijón, en el funeral celebrado en su honor en la iglesia parroquial de San Pedro. Su despedida, una ceremonia elegante y breve, aglutinó a decenas de allegados al gijonés que quisieron arropar a la familia, que se mostró “muy agradecida” por los gestos de cariño recibidos en las últimas horas.

El letrado, muy querido en la ciudad y en el entorno jurídico, murió este viernes a los 80 años de edad, dejando a su esposa, Ana María García, y a sus cuatro hijos, Ana, Antonio, Ignacio y José. A ellos y a otros familiares trató de consolares el sacerdote, recordándoles que el letrado, por su sentido de la justicia y “sus grandes valores humanos y cristianos”, dejaría por siempre un buen recuerdo en la ciudad que le vio nacer, así como que su carácter “bondadoso y abierto” a los demás le hacía ser ejemplo de “un gran testimonio de vida” que, ahora, puede servir como “herencia de ejemplo a seguir” en quienes le conocieron.

“Fue una persona que se entregó siempre a los demás, un hombre con un trato exquisito y siempre accesible, además de un gran jurista. La vida de los justos está en manos de Dios; ojalá esa haya sido la vida de Antonio, un bienaventurado”, señaló el religioso, que seleccionó con mimo lecturas del libro de la Sabiduría y las Bienaventuranzas de San Mateo, que en ambas se hace referencia a las personas “que defienden la justicia”, para enmarcar su oficio, que mantuvo su aforo reducido.

Reconocimiento de la Abogacía Española

El funeral congregó a diversas figuras del ámbito civil y jurídico, como el presidente del Sporting, Javier Fernández (familia política de Colunga); Pedro de Silva, expresidente del Principado, y Benigno Villarejo, actual decano del Colegio, entre otras personalidades. También la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, quiso dedicar unas palabras de cariño al fallecido pocos días después de que el Consejo otorgase al gijonés la Cruz al Mérito. “El sentimiento es de tristeza en toda la abogacía asturiana y española en su conjunto”, reconoció este sábado por teléfono a este diario. “Ha sido una persona extraordinariamente competente, pero señalaría su capacidad para el acuerdo, para buscar solución de los conflictos a través de empatía y el respeto a los demás”, añadió, e incidió en que Colunga “fue, sobre todo, una persona de bondad, en el mejor sentido de la palabra, y muy respetada”.

Compartir el artículo

stats