Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Musel espera ejecutar ya este año 11,4 millones de su nuevo plan inversor

La partida anual más alta corresponde al próximo ejercicio, con 15,7 millones y un importante gasto en eficiencia energética

Vista del puerto de El Musel.

Vista del puerto de El Musel.

El Musel prevé ejecutar este mismo año 11,46 millones de euros de su nuevo plan de inversiones, dotado con 60,3 millones de euros de aquí a 2025, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA. Las partidas para el ejercicio que viene ascenderán a 15,71 millones, mientras que las de 2023 suman 13,22 millones, las de 2024 otros 11,30 millones y las de 2025 algo más de 8,6 millones. Del total, 20,73 millones, un 35 por ciento, corresponden a planes relacionados con la sostenibilidad y la eficiencia energética. Se trata de un ámbito que el Puerto considera prioritario y al que ya dedicó 10,5 millones de euros en el periodo 2015-2020.

En el plano más inmediato de medidas contra la polución, el capítulo de inversiones recogidas en el presupuesto de la Autoridad Portuaria para el periodo 2021-2023 ascendía a 12,8 millones. Sin embargo, a partir del plan del aire para el oeste de Gijón, El Musel decidió implantar una serie de medidas adicionales a las inicialmente previstas, hasta llegar a un gasto de 13,69 millones. Algunas de las actuaciones se están poniendo ya en marcha.

Proyectos parciales de preparación del suelo y recogida de pluviales para hacer frente a una demanda que crece y que obliga a la dotación de servicios mínimos a los futuros usuarios; la mejora de la eficiencia energética en el edificio de la Autoridad Portuaria; la sustitución de 533 puntos por luminarias tipo led; la puesta en servicio de una distribución eléctrica en baja tensión, o la ejecución de una barrera cortavientos de medio kilómetro de longitud en la trasera del muelle Marcelino León son algunas de las principales actuaciones que se están poniendo en marcha en El Musel desde el punto de vista medioambiental, pero no las únicas. Así, también se plantea un cierre de seguridad perimetral sensorizado, dotado en algunos puntos con paneles de insonorización; una barrera vegetal de 160 metros de longitud en el muelle Norte, un sistema automático de lavado para camiones y contadores eléctricos inteligentes.

De forma paralela a estos planes para rebajar la polución en las instalaciones portuarias y en su entorno, el plan de inversión de El Musel para el periodo 2021-2025 incluye diez millones para la mejora de la accesibilidad ferroviaria, 12,6 para obras genéricas y de mantenimiento, 11,6 millones para digitalización e innovación, 2,17 millones para seguridad y protección, y 3,14 millones para un nuevo centro de inspección fronteriza de control de mercancías. El Puerto espera contar con 9,8 millones de financiación comunitaria, procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

La Autoridad Portuaria ha puesto de manifiesto su intención de reforzar la lucha contra la contaminación después de presentar un informe que encargó a expertos de la Universidad de Oviedo y en en el que se concluye que el carbón de la playa de San Lorenzo no tiene su origen en El Musel, sino en el “Castillo de Salas”, el buque que naufragó frente al cerro de Santa Catalina a principios de 1986. El resultado contradice las conclusiones del informe elaborado hace apenas seis meses por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Carbono (Incar) para el Ayuntamiento, que sí apunta a el Puerto.

Compartir el artículo

stats