DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresarios y vecinos exigen el enlace de Roces “antes de que haya una desgracia”

Los usuarios alertan de que el sistema semafórico de Porceyo genera grandes colas de vehículos que entran en la autovía en horas punta

Varios vehículos, ante los semáforos que generan los atascos en el enlace de Roces, ayer. | Ángel González

Varios vehículos, ante los semáforos que generan los atascos en el enlace de Roces, ayer. | Ángel González

Empresarios y vecinos urgen al Gobierno regional a cumplir el compromiso de impulsar junto al Ministerio de Transportes la remodelación integral del enlace entre el tramo de circunvalación de la Autovía del Cantábrico (A-8) y el acceso a la de la Industria (AS-II) a la altura de Roces. “No hay que esperar a que se produzca un accidente grave o una desgracia, y menos aún si, como es el caso, existe un acuerdo previo para mejorar la seguridad vial”, señala Ignacio Pelayo, presidente de la Asociación de Empresarios de Roces y Porceyo (Gespor), usuario habitual de un enlace en el que aprecia un “problema evidente”. Y es , según indica, las retenciones que genera el sistema semafórico de Porceyo llegan en muchas ocasiones a la autovía del Cantábrico (A-8), con el “grave riesgo” que ello conlleva.

Pelayo advierte de que el número de trabajadores del polígono ha crecido en los últimos años y que, en consecuencia, el problema va a más. “Necesitamos la mejora de ese acceso por la propia actividad de las empresas y por seguridad. Que no esperen a que haya un par de muertos para actuar”, añade el presidente de Gespor, que también llama la atención sobre el hecho de que la calle Arquímedes del polígono está siendo utilizada cada vez más por vehículos ajenos al recinto para pasar de la AS-II a Nuevo Roces o para acceder a la carretera Carbonera.

Juan Álvarez, un trabajador que se desplaza a diario a Oviedo por la A-8 confirma que el enlace de Roces supone un “peligro evidente” para la circulación. “No es extraño que la cola que se genera en los semáforos de arriba acabe llenando de coches el arcén de la autovía”, subraya.

Desde el ámbito vecinal, Elena Medina, presidenta de la asociación San Julián de Roces, se suma a la petición para que las administraciones central y autonómica cumplan el compromiso que adquirieron por escrito hace dos años para remodelar el enlace. “Los atascos son habituales y el peligro evidente, ya que hay muy poca distancia entre los semáforos y la autovía”, señala Medina, que también echa en falta y reclama unas aceras para el tránsito peatonal. “Las hay en la zona de los puentes, pero en cuanto llegas ahí ya no hay y cada uno se las arregla como puede”, lamenta.

Después de que los estudios de movilidad elaborados por el Principado cuando Belén Fernández era consejera de Infraestructuras alertaran de la peligrosidad del enlace de Roces, el Gobierno regional y el Ministerio incluyeron esta actuación en el protocolo que firmaron en abril de 2019 para mejorar la conectividad de la red de carreteras con la AS-II, la alternativa a la “Y” para viajar de Gijón a Oviedo.

El acuerdo entre administraciones establecía que la autonómica asumiese el coste la remodelación integral del enlace de Roces, presupuestada hace un lustro en 2,5 millones de euros. Por su lado, la estatal financiaría la conexión de la AS-II con la “Y” en Llanera y con la futura Ronda Norte de Oviedo. Han pasado ya más de dos años de la firma de aquel acuerdo –realizado en vísperas de las últimas elecciones municipales y autonómicas– y la actuación de Roces permanece en vía muerta, sin que ni siquiera se haya encargado el proyecto. Los otros dos proyectos incluidos en el protocolo tampoco han avanzado

El Plan Director de Infraestructuras para la Movilidad del Principado recoge la remodelación de este enlace mediante la construcción de dos nuevas rotondas a la misma altura para mejorar la fluidez del tráfico.

Compartir el artículo

stats