La Fiscalía de Área de Gijón ha solicitado la condena del responsable de un bar de Gijón al que se acusa de no hacer nada ante una agresión sexual sufrida por una mujer que estaba semiinconsciente en el interior de su local. El Ministerio Fiscal sostiene que, el 27 de julio de 2017, a las 7,26 horas, una mujer que entonces tenía 29 años entró en un establecimiento de la calle Almacenes de Gijón, donde consumió varias bebidas alcohólicas, por lo que tenía sus facultades seriamente alteradas. Hasta el extremo, dice el fiscal, de que era incapaz de mantener el equilibrio, tambaleándose, "e incluso perdió el calzado en el interior del local". El acusado, vista la gran afectación de la mujer, la ayudó a sentarse y le entregó sus zapatos.

En ese momento, un hombre, actualmente en paradero desconocido, se acercó a ella con intención de atacarla sexualmente e intentó besarla, pese a que ella, con las mermadas fuerzas que tenía, trató de evitarlo. Aún así, "la abrazó y la manoseó y, poniéndola a horcajadas sobre él, le tocó las nalgas y le introdujo sus manos entre los muslos. Tras sentarla en un sofá, el hombre se masturbó, intentando que la mujer le practicara una felación. Acto seguido, y al no conseguirlo, y con la víctima en estado de semiinconsciencia, la llevó al aseo del establecimiento, en presencia del acusado", relata literalmente la fiscalía.

Por su "actitud pasiva, posicionándose voluntariamente como un espectador que, pudiendo actuar y en aras de evitar lo que estaba viendo, no lo hizo", y por "permitir que el agresor la trasladara a los baños de mujeres", la Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de omisión del deber de impedir o promover la persecución de delitos del artículo 450 del Código Penal.

Y solicita que se condene al acusado a 24 meses de multa con una cuota diaria de 20 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. Abono de las costas procesales.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la mujer con 1.800 euros por daños morales.