Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Iba a cumplir dos años y tengo sus regalos guardados", el desconsuelo de la madre del bebé cuya muerte se investiga en Gijón

El menor presentaba unas lesiones internas que la Policía Nacional trata de esclarecer

Imagen del cementerio.

Imagen del cementerio.

Entre el enorme duelo y la perplejidad por todo lo sucedido. Así están viviendo estos días la familia del pequeño de 23 meses fallecido el domingo en el HUCA y cuya muerte está siendo investigada por la Policía.

En el tanatorio gijonés de Noega su madre, Ana Belén D. F., afronta como una pesadilla lo que le ha sucedido a su pequeño. "Cumplía años el día 3 de julio y tengo los regalos de su cumple guardados en casa y el sitio reservado donde íbamos a celebrarlo", cuenta la mujer, que no se puede creer que se despidiera del pequeño el jueves para ir a trabajar y ahora vele su muerte. "Mami va a trabajar y luego vuelve", cuenta que le dijo. Ese mismo jueves el pequeño ingresó en el Hospital de Cabueñes tras un supuesto desvanecimiento. Su situación empeoró gravemente en unas horas y tuvo que ser derivado a la UCI pediátrica del Hospital Universitario Central de Asturias, donde falleció el domingo. El niño será despedido este mediodía en un funeral en la capilla del tanatorio del Jardín de El Lauredal, donde está siendo velado.

La autopsia del infortunado pequeño habría revelado una serie de daños internos que la Policía Nacional trata ahora de esclarecer por si pudieran ser derivados de un episodio de malos tratos, una caída o cualquier otra circunstancia. Las pesquisas se encuentran secretas y con varías líneas de investigación abiertas, complicadas por la difícil relación familiar que existe entre la madre y el padre del pequeño, y sus respectivas familias. De hecho, en el velatorio de La Calzada se viven momentos de tensión cuando el padre del niño y otros familiares paternos se personan en el lugar.

"Iba a cumplir dos años y tengo sus regalos guardados", el desconsuelo de la madre del bebé cuya muerte se investiga en Gijón

"Es un momento muy duro y estamos recibiendo un trato inhumano", dicen consternados familiares del níño por la rama del padre.

Como consecuencia de la separación de la pareja, que compartía la custodia del pequeño, el niño pasó los primeros días de la semana con su padre y la familia paterna, y el resto con su madre y la familia materna. Según las explicaciones del entorno de la madre, el niño habría mostrado buen estado de salud hasta el mismo jueves, e incluso estuvo jugando en el parque un día antes de su ingreso hospitalario.

El aviso con las sospechas de que podría haber algún episodio de malos tratos tras el ingreso del niño le llegó a la Policía Nacional desde los servicios sanitarios, por la compatibilidad del cuadro que presentaba con posibles lesiones internas. En la investigación se ha tomado declaración a quienes tuvieron contacto con el pequeño en las últimas horas, unas labores de las que se encargan agentes del grupo de Policía Judicial. La policía podría haber estrechado el cerco en torno a un hombre, que permanece en Comisaría, que no tiene parentesco con el niño ya que es pareja de la madre, según han indicado desde el entorno de la propia mujer.

La Policía Nacional ha confirmado que las actuaciones se encuentran bajo supervisión judicial y tiene carácter reservado por lo tanto. "Dada la transcendencia de los hechos, los trabajos policiales se están llevando a cabo con la máxima discreción y respeto al dolor de la familia", indican los portavoces de la institución armada.

Compartir el artículo

stats