DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiscalía pide prisión para el novio de la madre del niño fallecido en Gijón por posibles malos tratos

El detenido permanece en el Juzgado gijonés a la espera de que se resuelva la petición de ingreso en la cárcel

La familia materna del niño fallecido, entra en un taxi para dirigirse al cementerio.

La familia materna del niño fallecido, entra en un taxi para dirigirse al cementerio.

El detenido por la muerte del niño gijonés de dos años por presuntos malos tratos ha llegado esta mañana al Palacio de Justicia de Gijón como principal acusado de los hechos. Por el momento, el Ministerio Fiscal ha solicitado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza ante "los indicios que apuntan a que podría ser el autor de los hechos". También se tiene en cuenta para esta petición la gravedad de lo ocurrido y para evitar que el encausado, pareja sentimental de la madre del niño, se sustraiga de la acción de la justicia. 

La magistrada de guardia, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Gijon, será quien deba resolver sobre esta circunstancia.

Desde el inicio de la investigación, la Policía puso el foco de quién podría haber causado daño al pequeño, en las personas que le habían estado cuidando en las últimas horas. Porque la principal hipótesis de trabajo es que las lesiones que acabaron siendo mortales para el pequeño habría sucedido cuando la pareja de la madre estaba solo con él. Una circunstancia de la que duda la madre del pequeño fallecido. “Le quería como si fuera su padre, no sé quién está interesado en atribuirle lo que ha pasado, pero el niño estaba feliz siempre con él, toda esta situación es irreal”, aseguró ayer Ana Belén D. F., en conversación con LA NUEVA ESPAÑA, durante el velatorio de su hijo, abrazada a uno de sus peluches. Los primeros indicios señalan con fuerza que el pequeño sufrió malos tratos.

Según el relato de la madre del niño, y corroborado por su abuela materna, el pequeño había pasado dos días con su padre, martes y miércoles, como así está estipulado en el acuerdo entre los progenitores, que incluye fines de semana alternos y la mitad de sus vacaciones con el padre. “El niño llegó bien, tenía unos pequeños arañazos, pero nada importante. Con su padre siempre estaba contento. Y hasta jugó y se puso a ver dibujos con su abuelo materno cuando volvió el miércoles”, recuerda Ana Belén, que el lunes había estado por Los Pericones con su hijo. “Estaba bien, feliz, era un niño muy contento, sano, aunque últimamente estaba muy mimoso. Hace tres semanas estuvo en Cabueñes por un virus que no paraba de vomitar”, apostilló ayer su abuela materna antes del funeral y su entierro de Deva.

Compartir el artículo

stats