Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayores del centro del San Agustín, ante su regreso: “Lo hemos conseguido”

Los usuarios volverán a su sede el 1 de septiembre al renegociar el Principado el alquiler para los próximos cinco años, prorrogables por otros quince

15

Decenas de usuarios del Centro Social de Personas Mayores, con Nori Álvarez, de la directiva, en el centro de la imagen con los pulgares extendidos, celebrando el regreso a su sede, ayer, a las puertas del San Agustín. Marcos León

“Contentos no, contentísimos”. La junta directiva del centro de mayores del San Agustín no podía ocultar ayer su satisfacción tras saber de primera mano, por boca de la consejera de Bienestar Social, Melania Álvarez, que regresarán a su espacio en el los locales del equipamiento comercial el día 1 de septiembre. Socios, consejera y la alcaldesa de Gijón, Ana González, mantuvieron a primera hora de la tarde un encuentro en el que se ratificaron las buenas noticias: ante la imposibilidad de encontrar un espacio alternativo para albergar el centro de mayores, en la mayoría de las ocasiones por “problemas de accesibilidad”, como reconoció la consejera, se ha optado por renegociar el precio del alquiler, que se ha rebajado en un 15%.

Era el principal problema para que los usuarios siguieran en este local, pero se ha logrado llegar a un acuerdo en el precio y se ha firmado un contrato de estancia por cinco años, prorrogables hasta un total de 15, como señaló la alcaldesa Ana González. De este modo, el futuro de los mayores adquiere de nuevo estabilidad, aunque la intención del Principado es la de seguir buscando espacios propios para la entidad ante “el aumento de la demanda, que hace necesario ofrecer más plazas”. “Seguiremos buscando entre todos, porque el centro necesita de un espacio propio”, subrayó González.

Antes de que los socios regresen al San Agustín se acometerán algunas mejoras de pintura en los locales, y la intención además es la de que el centro de El Arbeyal, al que se trasladaron de forma temporal, retome su actividad normal también a partir del próximo mes de septiembre, siguiendo las normas sanitarias precisas en ese momento.

El centro de mayores del San Agustín cerró en paralelo al inicio de la pandemia, en el primer trimestre de 2020, debido a que el Principado entendía que suponía un elevado coste para las arcas autonómicas. Tras una búsqueda infructuosa que llevó a visitar hasta ocho locales situados en diferentes puntos de la ciudad, por fin se pone remedio a un problema que llevó incluso al Ayuntamiento a reclamar actuaciones al Principado. “Somos un gobierno que escucha, y así se ha llegado a una solución de consenso, son buenas noticias para Gijón y para Asturias”, apuntó la consejera, quien destacó cómo el Ayuntamiento, la junta directiva del centro de mayores y la alcaldía “unimos fuerzas para ello”.

Nori Álvarez, de la junta directiva, destacó que “por fin se acabó la penitencia y estamos tranquilos, porque al fin regresamos; si no hubiera habido pandemia nos hubiéramos encadenado para no salir de allí”, apuntó, antes de agradecer, como Elena Díaz, el apoyo de todos los socios a lo largo de estos meses de reivindicaciones. Ayer fueron decenas los que les dieron las gracias por su empeño.

Celebración

Para poner el broche a su triunfo, ayer por la tarde se juntaron de manera informal ante los locales del San Agustín, porque “tenemos que celebrar algo que hemos conseguido entre todos”. En el centro se citaban diariamente más de 600 personas de un total de 20.000 socios que disfrutaban de biblioteca, centro de día, cafetería, comedor, talleres de todo tipo, bailes de salón, manualidades, taichi, yoga, coro o charlas y cursos impartidos por profesores de la Universidad de Oviedo. Ahora sólo falta hacer el traslado a la inversa, y “que pase rápido el verano para retomar nuestra actividad, porque nos hace mucha falta”. No en vano, muchos mayores hacían uso diario del comedor, y los talleres “nos daban mucha vida a todos, estamos deseándolo”.

Compartir el artículo

stats