Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo espacio tecnológico de la Laboral estará orientado a la formación

La expansión del Parque Científico al gran complejo queda desbloqueada tras la cesión del Principado de 1.400 metros cuadrados al Ayuntamiento

Espacios de la Universidad Laboral que acogerán el nuevo enclave del Parque Tecnológico.

Espacios de la Universidad Laboral que acogerán el nuevo enclave del Parque Tecnológico. Marcos León

El Ayuntamiento de Gijón ya tiene el camino libre para darle un acelerón a su proyecto de generar dentro de la Universidad Laboral un enclave tecnológico y formativo vinculado al vecino Parque Científico y Tecnológico. El Gobierno del Principado de Asturias dio ayer luz verde al acuerdo de concesión demanial en favor del Ayuntamiento de un espacio de 1.400 metros cuadrados, dividido en tres plantas, en el complejo de la Laboral. Espacio que ahora será acondicionado desde Gijón Impulsa –la entidad municipal que gestiona las residencias empresariales de titularidad del Ayuntamiento incluido el Parque Tecnológico– para albergar empresas vinculadas a las TIC (tecnologías de la información y la comunicación).

Principalmente, las empresas serán de ámbito formativo tecnológico. Ese prioritario componente formativo es una de las singularidades de la propuesta. Un elemento diferenciador respecto a otros espacios del Parque Tecnológico y que, se entiende desde Gijón Impulsa, supone el encaje perfecto de una iniciativa de promoción económica dentro de un complejo como Laboral Ciudad de la Cultura, con amplia presencia de centros educativos. Desde escuelas universitarias a un centro de formación profesional pasando por el Conservatorio Profesional de Música y Danza o la Escuela Superior de Arte Dramático. Sin olvidar la vecindad, también, de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial o el centro de innovación de Thyssenkrupp Elevator.

A la espera de esta cesión, el Ayuntamiento ya había ido adelantando trabajo: presupuestario y técnico. Por un lado, se habilitó para este proyecto una partida presupuestaria de 600.000 euros a favor de Gijón Impulsa que se incluyó en la modificación presupuestaria que pasó por el Pleno el pasado mes de abril. Un ajuste económico al presupuesto prorrogado de 2020 con una dotación global de 20 millones en inversiones a cuenta de un préstamo.

Esos 600.000 euros se incluían en un epígrafe de desarrollo empresarial junto a otros 250.000 euros para la construcción de un nuevo edificio en el Parque Tecnológico, que ocupará dos parcelas del actual enclave, y 100.000 euros para mejoras en las instalaciones que gestiona Gijón Impulsa en toda la ciudad. En total, 950.000 euros. A ese dinero hay que sumar 248.800 euros para una obra urgente de arreglo de la cubierta de la denominada incubadora de alta tecnología Equilibria.

Y por otro lado, ya se inició hace un tiempo el trabajo de elaboración del proyecto de rehabilitación de esos espacios. Un proyecto de acondicionamiento de los locales que se reparten entre las tres plantas que conforman el global del espacio que no generará cambios sustanciales. Entre otras cosas por la exigencia de máxima protección que tiene el inmueble ideado por Luis Moya, y para el que ahora se tramita ante la Unesco el reconocimiento como patrimonio de la humanidad.

Ya con el presupuesto disponible y el proyecto avanzado el próximo paso es sacar a licitación la obra de rehabilitación. Desde Gijón Impulsa se trabaja con la idea de que el nuevo espacio pueda estar disponible en el primer trimestre del próximo año. Será el momento de seleccionar a los inquilinos entre aquellas empresas que soliciten un hueco en el nuevo enclave tecnológico.

No podrán ser muchas dada la disponibilidad de metros cuadrados. En todo caso es una pieza más para potenciar ese motor económico de Gijón y Asturias que es el Parque Científico dentro de la Milla del Conocimiento “Margarita Salas”. Un motor económico en expansión tanto en su entorno –con el plan de crecer en las fincas de La Pecuaria y La Formigosa y ese salto a la Laboral– como en esos futuros espacios centrados en la economía verde y azul que se plantean en el Plan General de Ordenación (PGO) para, respectivamente, el suelo de Mina La Camocha y del astillero Naval Gijón.

Una singular pieza para una gran red pública de residencias empresariales

Un espacio cedido por el Principado, habilitado por el Ayuntamiento y gestionado por la sociedad municipal Gijón Impulsa. Esa es la operativa que se va a seguir en el nuevo enclave tecnológico de la Universidad Laboral y que imita la tramitación que se hizo en el Intra, otra de las residencias empresariales de titularidad municipal que funcionan en la Milla del Conocimiento. La Universidad Laboral se convertirá, cuando se ejecute este proyecto, en el decimoquinto centro operativo de Gijón Impulsa. Un centro singular. Al veterano edificio de Cristasa, en La Calzada, sede inicial de lo que se conocía como Centro Municipal de Empresas se han sumado el Parque Científico Tecnológico, el Intra, el espacio tecnológico Campus, la Quinta La Vega, el edificio de la Fundación Laboral de la Construcción y el centro de formación ocupacional de Las Palmeras; además de los centros de servicios de Roces-Porceyo y Mora Garaya, las naves de Mora Garay, Roces y Los Campones y dos parcelas. Una en Somonte de suelo industrial para operaciones a la intemperie y otra en Lloreda de suelo dotacional. En las residencias empresariales de Gijón Impulsa había el 31 de diciembre de 2020 un total de 199 empresas, lo que supone una ocupación del 96,3%, con 1.549 empleados.

Compartir el artículo

stats