Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre del bebé de Nuevo Roces asume la prisión permanente y rechaza recurrir

La sentencia será firme en los próximos días, lo que aboca a Silvia Acebal a pasar 25 años al menos en la cárcel hasta que se revise su condena

5

Silvia Acebal, durante una de las sesiones del juicio. JUAN PLAZA

Caso cerrado. La gijonesa condenada por asesinar a su hijo recién nacido tras asestarle 53 puñaladas y tirarlo luego a un contenedor de basura justo en frente de su casa, en el barrio de Nuevo Roces, ha decidido no recurrir la sentencia que le imponía la primera prisión permanente decretada en Asturias, lo que la aboca a pasar, como mínimo, los próximos 25 años en la cárcel hasta que un tribunal pueda revisar su condena. Esta es la decisión que ha tomado finalmente Silvia Acebal Martínez, de 30 años, y que llevaba sopesando, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, desde que el jurado popular la declarase culpable por unanimidad de este brutal crimen que conmocionó a toda la región.

Silvia Acebal, en prisión desde que fue detenida en septiembre de 2019, apenas 53 días después de que un vecino que rebuscaba en el contenedor hallase el cadáver del bebé, reconoció ser la autora de este asesinato que la propia fiscal del caso calificó como “maldad extrema”. Lo hizo, principalmente, para evitar que su familia, en especial su hermana, tuviesen que pasar por el trago de declarar ante el jurado popular, exponiéndose públicamente. Logrado ese objetivo, Silvia Acebal siguió el resto de sesiones con la misma pose indiferente a lo que en la sala se exponía. Sin inmutarse lo más mínimo cuando los forenses describía el macabro apuñalamiento ni cuando los psicólogos la definían como una psicópata. Solo gesticuló en dos ocasiones, cuando declaró su expareja, y padre del niño, Daniel B. S., y una amiga suya de la infancia.

Con esa misma apatía hizo uso del derecho a la última palabra. “No voy a tener vida suficiente para arrepentirme. Pido perdón a mi familia porque les he arruinado la vida, y también a la de Daniel porque siempre me trataron muy bien”, pronunció. Tampoco se inmutó cuando el portavoz del jurado popular la responsabilizó de forma unánime de haber cometido el crimen de su hijo, a las pocas horas del parto, “de forma consciente, deliberada y voluntariamente”. Con esas conclusiones, y dadas la agravantes, no cabía otra pena que la prisión permanente.

Nada más concluir el juicio ya se mostró reacia a recurrir la sentencia. Ella está en prisión, donde practica deporte y es consciente de que su futuro está entre rejas. Una vez conocida la sentencia, emitida por la magistrada Elena Fernández González, comenzó a contar el plazo para recurrir la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Diez días hábiles tras la recepción de la misma, con prórroga de gracia. Un plazo que ya expira y que llevará a la firmeza de esta prisión permanente.

¿Cuál es el futuro de Silvia Acebal ahora? Según la legislación, cumplida una parte de la condena que oscila entre veinticinco y treinta y cinco años de condena, un tribunal deberá revisar de oficio si la prisión debe ser mantenida cada dos años. “Lo hará también siempre que la penada, en este caso, lo solicite, si bien tras la desestimación de una petición podrá fijar un plazo máximo de un año dentro del cual no se dará curso a nuevas solicitudes”, refleja la ley.

Compartir el artículo

stats