Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos preparan un aluvión de actos estivales para suplir las fiestas de prao

Granda, Fano, San Andrés y Somió organizarán actuaciones folclóricas y procesiones | El Polígono programa un festival rock y varios conciertos

La celebración de las fiestas de Fano, en 2019.

La celebración de las fiestas de Fano, en 2019. Marcos León

Fano baraja organizar grupos de bailes durante sus fiestas regionales; Granda estudia festejos en la línea del curso pasado, con adornos en las viviendas de la parroquia y pequeñas procesiones; San Martín de Huerces no descarta su tradicional corderada y El Polígono organiza entre el 22 de junio y el 1 de julio pequeños conciertos en el marco de sus “no fiestas”, incluyendo un festival roquero. Ante la imposibilidad de poder celebrar por segundo año consecutivo fiestas de prao, los vecinos preparan un aluvión de pequeños actos para compensar la pérdida y con la esperanza de recuperar la normalidad en 2022. “En esas condiciones es imposible organizar una fiesta de prao”, apuntan los presidentes de las comisiones de festejos.

El Principado autorizó el pasado jueves los macroeventos, entre ellos las fiestas de prao. Salud permite grandes actos con hasta 5.000 personas de aforo, si el recinto es abierto, y la mitad si la celebración tiene lugar en un espacio cerrado. Si se superan los mil asistentes, los promotores tienen que dividir en grupos separados a los participantes. Y todo ello siempre y cuando Asturias no entre en el nivel de riesgo 3, el más alto. A nivel municipal, el sistema para conseguir los permisos no ha cambiado. Las comisiones de festejos tienen que pedir autorización un mes de antelación, el tiempo que se tarda en consultar toda la documentación.

Teniendo en cuenta el requisito que marca el Ayuntamiento, ya hay 12 comisiones de festejos que están fuera de plazo para organizar sus fiestas. Una de ellas es la Sociedad de Festejos de San Xuan de Mareo, de la parroquia de La Pedrera. “Aunque quisiéramos no podríamos hacer nada. Hacen falta al menos tres meses para poder organizar las fiestas de prao”, lamenta el presidente, Juan González. La falta de margen para acometer los preparativos ha hecho que otras muchas comisiones hayan desistido de organizar fiestas de prao. No habrá actos en Caldones, ni por Rioseco (5 de julio) ni por la Virgen del Carmen (tercer fin de semana de julio); tampoco en Cenero por Santa Juliana de Bateao (segundo fin de semana de agosto) y tampoco habrá fiestas por San Bartolomé, en Vega, entre el 20 y el 23 de agosto. “Las limitaciones son muy altas. Con estas trabas es casi imposible”, reflexiona Eduardo Alcázar, de la asociación socio-cultural Nuevo Caldones. El margen es tan corto que incluso se han caido del calendario fiestas otoñales, como las de San Miguel en Castiello de Bernueces, a primeros de octubre.

Para suplir esta pérdida, los vecinos preparan un calendario de mínimos. Para las fiestas sacramentales de San Andrés de Los Tacones, la asociación cultural y recreativa de la parroquia organiza, además de la misa solemne, la actuación del grupo folclórico “Excelsior” de La Pedrera. “Aunque nuestras fiestas son pequeñas, no podemos arriesgarnos”, reconoce Geli Muñiz, que lidera el colectivo. Para el Carmen, en Somió, la asociación de vecinos “San Julián” organiza la actuación del grupo folclórico “Jovellanos”, también tras la tradicional eucaristía. Ya para Santa Ana, la asociación de vecinos “Santo Tomás” de Granda estudia repetir la fórmula del año pasado, cuando los vecinos procesionaron por las calles de la parroquia y engalanaron las viviendas. También entregaron una botella de sidra a los residentes, para degustarla cada uno en su casa. “La idea fue llevar la fiesta a las casas”, explica Félix Gómez, que estudia incorporar novedades respecto a lo visto en 2020.

Para San Lorenzo, en agosto, habrá actos en Fano y en La Providencia. La comisión de fiestas de San Lorenzo de Fano mantendrá esta misma semana un encuentro para decir qué hacer. “Será poca cosa, misa, tambor, gaita y un grupo de baile”, explica Diego Rodríguez Cortina, uno de los organizadores. En la asociación de vecinos de La Providencia, que preside Cristina Menéndez, también se trabaja para poder hacer algún tipo de acto. Hace varias semanas se veía complicado poder realizar la tradicional procesión al cabo San Lorenzo. “Estamos trabajando en un plan A y en un plan B”, indica Menéndez. Ya para octubre y septiembre, la asociación de vecinos “San Martín” de Veriña estudia celebrar fiestas con normalidad. “Con la norma del Principado y sin ayudas municipales no puedes meterte a organizar nada con los mínimos recursos”, señala el presidente, Néstor Alves.

En la zona urbana, solo el barrio de El Polígono se ha decidido por ahora a organizar actos, entre el 22 y el 1 julio. Habrá actuaciones de la banda de gaitas “Villa de Xixón”, de la Banda de música de Gijón, de la banda “Gijón Jazz Band”, y del grupo folclórico “El Xolgoriu”. Para el martes 29, a las 18.30 horas, la asociación “Evaristo San Miguel” organiza un pequeño festival de rock con varios grupos. Aunque no sean fiestas propiamente dichas, el próximo fin de semana Nuevo Roces conmemora sus 11 años con charlas, monólogos y actividades en la calle. Entre ellas, una exhibición de “bike trial” del doble campeón de Europa Javi Alonso.

Compartir el artículo

stats