Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incredulidad vecinal ante el nuevo protocolo contra la contaminación en Gijón: “Cada vez estamos peor”

El gobierno local pide a las empresas que expliquen cómo reducirán las emisiones en caso de activación del protocolo contra la contaminación

La furgoneta de la unidad móvil del Ayuntamiento en El Lauredal, cerca de la que se va a emplazar la estación fija de control de la contaminación del Principado.

La furgoneta de la unidad móvil del Ayuntamiento en El Lauredal, cerca de la que se va a emplazar la estación fija de control de la contaminación del Principado. Marcos León

“No sé qué creer. Cada vez estamos peor y la contaminación aumenta. El problema de contaminación en la zona oeste es en el 85% por la industria y a la industria es muy difícil que el Ayuntamiento le pueda meter mano y el Principado no está por la labor. Ojalá me equivoque, porque sería bueno para todos”. El responsable de medio ambiente en la FAV y vecino del oeste de Gijón, José Luis Rodríguez Peón, mostró de esta forma su incredulidad ante el nuevo protocolo municipal. “En lo que va de año en El Lauredal ya van 64 días de superaciones, cuando el máximo permitido es de 35”, señala.

Muy crítico también se mostró el portavoz de la Coordinadora Ecologista de Asturias, Fructuoso Pontigo, quien opina que “este protocolo está muy alejado de salvaguardar a la población: no tiene en cuenta uno de los contaminantes habituales y el más peligroso el cancerígeno benceno; en cuanto a las partículas es aún peor que el actual del Principado y queda muy lejos de otros protocolos que hay en otros lugares para la contaminación, donde se activa con un día que supere los umbrales, aquí se precisan tres”.

Paco Ramos, portavoz en Asturias de Ecologistas en Acción considera por su parte que para que el protocolo sea útil es “la buena coordinación de las administraciones y entidades y que en el plazo previsto las empresas afectadas envíen sus planes de actuación cuando esto se ponga en marcha, porque en la zona oeste lo que predomina es la contaminación industrial. Hace falta una respuesta clara de las empresas; su compromiso es clave”, sostiene el Ramos. También apunta que hará falta una buena coordinación con la Agencia Española de Meteorología.

Así es el plan

El plan para atajar los elevados niveles de contaminación que sufre la zona oeste de Gijón dio ayer un nuevo paso con la aprobación inicial del Protocolo de Actuación en Episodios de Contaminación de la Zona Oeste de Gijón, que contempla la adopción de medidas de información, de restricciones del tráfico y refuerzo del transporte público con viajes gratuito; prohibición de quema de rastrojos y de mitigación de las emisiones industriales. El protocolo se aplica a la zona de Jove (incluyendo los barrios de Pescadores, El Muselín y el Lauredal), Veriña y parte de La Calzada y El Cerillero.

El protocolo municipal que ayer se aprobó inicialmente es complementario del que tiene en vigor el Principado para el conjunto de Asturias desde 2018. Entre las características más destacadas del protocolo municipal está que tendrá en cuenta para su activación los niveles de cinco contaminantes y no sólo las partículas inferiores a 10 micras (PM10) como ocurre con el del Principado y que se activará en cuanto cualquiera de esos cinco contaminantes –PM10, PM2,5, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y ozono– superen los límites establecidos en la futura estación de control de la red del Principado en El Lauredal o bien en la de la Avenida de la Argentina.

El nivel más bajo de alerta, el cero o preventivo, se establece cuando la durante tres días seguidos hay una calidad del aire regular –en el caso de las PM10, por ejemplo, cuando las mediciones se aproximan al límite legal, pero sin superarlo– pasando al nivel 1 cuando durante ese tiempo se dan condiciones malas (entre 51 y 80 microgramos por metro cúbico de aire en el caso de las PM10) y al nivel 2 cuando se superan esos niveles durante cinco días consecutivos. La alerta se condiciona a que las previsiones meteorológicas apunten a que la situación no va a mejorar en días sucesivos.

Las restricciones comienzan a ser apreciables a partir del nivel 1 de alerta. En lo que respecta al tráfico rodado, se obligará a levantar el pie del acelerador en las vías autonómicas y estatales, reduciéndose el límite de velocidad en autovías y autopistas a 90 kilómetros por hora en nivel 1 y a 70 en nivel 2. Dentro del casco urbano sólo habrá restricciones para los vehículos pesados, prohibiendo el paso de camiones cargados con graneles por la Avenida del Príncipe de Asturias en alerta 1 y de todo tipo de vehículos pesados en nivel 2.

Sí se animará a la población a utilizar el transporte público en vez del vehículo privado, para lo que en el caso del nivel 2 de alerta Emtusa reforzará las frecuencias en las líneas de autobuses que pasan por la zona oeste y además el billete será gratuito en las mismas, con independencia de en qué punto del trayecto se suba el viajero.

El concejal de medio ambiente del Ayuntamiento de Gijón, Aurelio Martín, quiso ayer puntualizar que “la calidad del aire en los últimos años en Gijón ha mejorado, pero tenemos un problema muy concreto en una zona determinada donde no conseguimos que esa mejora que se da en el conjunto de la ciudad se de en la zona oeste de la ciudad y, más en concreto, El Lauredal-Jove”.

Martín apuntó que para fijar los mínimos para activar cada nivel del protocolo “se ha tenido en cuenta el borrador nacional que hace unas semanas ha sacado el Ministerio para la Transición Ecológica para la unificación de los diferentes protocolos existentes en comunidades autónomas y en ciudades”. Uno de los objetivos en los que puso énfasis el edil fue en el de “mejorar mucho la información” a la ciudadanía para que pueda adoptar decisiones en cada situación.

Las medidas de tráfico pergeñadas tendrán influencia sobre miles de ciudadanos en caso de activación del protocolo, pero superar las jornadas consecutivas con pésima calidad del aire que se encadenan periódicamente en zonas como El Lauredal dependerá de la reducción de las emisiones industriales.

Respecto a esto último, el Ayuntamiento emplazará a las industrias y empresas con actividades contaminantes a que concreten qué medidas prevén adoptar para reducir sus emisiones en cada uno de los tres niveles de alerta que fija el protocolo. Las empresas tendrán un mes de plazo, una vez que el protocolo sea aprobado de manera definitiva por el Ayuntamiento.

Nivel 0

  • Información. Al Hospital de Jove y a los centros de salud de La Calzada. También a la población con recomendaciones.
  • Industria. Reducción de emisiones establecidas en el protocolo y también las establecidas en las respectivas autorizaciones ambientales para este nivel de alerta. Extremar las precauciones en los proceses industriales que puedan generar emisiones difusas, incluida la manipulación y almacenamiento de graneles. Adopción de las medidas logísticas e industriales que permitan la puesta en marcha inmediata de las restricciones del siguiente nivel de alerta. Comunicación por las industrias de cualquier anomalía
  • Tráfico. Riego de carreteras. Vigilancia de que los camiones que transporten graneles lo hagan entoldados y en cajas herméticas.
  • Rastrojos. Se prohíbe su quema.

Nivel 1

  • Información. A centros sanitarios y a la población.
  • Industria. Reducción de emisiones. Extremar las precauciones en los procesos que puedan generar emisiones difusas. Riego de viales en instalaciones industriales de acopio de graneles. Riego permanente en las instalaciones graneleras de El Musel, reduciendo las operaciones al mínimo indispensable. Adopción de las medidas que permitan la puesta en marcha inmediata de las restricciones del siguiente nivel de alerta. Comunicación por las industrias de cualquier anomalía
  • Tráfico. Limitación de velocidad en la red estatal y autonómica, en el caso de autovías y autopista, a 90 kilómetros por hora. Prohibir el paso de camiones con graneles por la Avenida del Príncipe de Asturias. Vigilancia de que los camiones con graneles.
  • Rastrojos. Se prohíbe su quema.

Nivel 3

  • Información. A centros sanitarios y a la población.
  • Industria. Reducción de emisiones. Extremar las precauciones en los procesos con emisiones difusas. Riego de viales en instalaciones industriales de acopio de graneles. Riego permanente en las zonas graneleras de El Musel, reduciendo las operaciones al mínimo indispensable para el mantenimiento de la operatividad del Puerto. Comunicación a la Administración por las industrias de cualquier anomalía.
  • Tráfico. Limitación de velocidad en la red estatal y autonómica, en el caso de autovías y autopista, a 70 kilómetros por hora. Prohibir el paso de todo tipo de vehículos pesados por la Avenida del Príncipe de Asturias. Gratuidad del billete de Emtusa en todas las lineas que pasen por la zona oeste y refuerzo de estas lineas.
  • Rastrojos. Se prohíbe su quema.

Pintada en una furgoneta de medición ambiental en El Lauredal Marcos León

La estación de El Lauredal, en servicio en otoño, será clave

La aprobación definitiva del protocolo por el Ayuntamiento se producirá tras el periodo de alegaciones que se abrirá una vez que se publique en el BOPA el documento aprobado inicialmente ayer.

El protocolo municipal establece algunas medidas de control para las industrias, como el que extremen las precauciones en sus actividades durante las situaciones de alerta, si bien remite a las medidas establecidas en las autorizaciones ambientales que otorga el Principado a cada actividad industrial o portuaria. Martín también apuntó que el protocolo regional llega a contemplar la restricción de la actividad de las industrias en las peores circunstancias.

El edil también recordó que el Principado va a modificar la autorización ambiental de ArcelorMittal para que la siderurgia adelante a finales de 2022 la implantación de un nuevo filtro en la chimenea secundaria del sínter B, al que la multinacional atribuye la mayor incidencia de sus instalaciones en la calidad del aire del oeste de Gijón.

La clave de bóveda para que el actual plan del aire para el oeste de Gijón, en el que se enmarca la aprobación por el Ayuntamiento del protocolo de alertas, es “que vamos a contar con una estación oficial en El Lauredal que se tendrá en cuenta a todos los efectos, también el de la activación del protocolo”, señaló Martín. El concejal explicó que esa estación oficial se ubicará a 15 metros de distancia de donde ahora está aparcada la unidad móvil del Ayuntamiento de Gijón, cuyas mediciones desvelaron la mala calidad del aire de la zona, pero que no son tenidas en cuenta para decretar alertas. La nueva estación fija de la red oficial, que sí activará las alertas, estará operativa para este otoño, agregó el edil. “Este es el principal elemento cualitativo, a mi entender, tanto del plan del aire del Principado, como del protocolo” que activará el Ayuntamiento de Gijón, resaltó.

En 2022 el Principado y el Ayuntamiento evaluarán los resultados del nuevo plan del aire para la zona oeste, decidiendo si en 2023 hay que darle otra vuelta de tuerca.

Compartir el artículo

stats