Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de la avenida del Molinón se amplía hasta el estadio con un modificado

El cambio del proyecto eleva el coste en 145.388 euros e incluye la rehabilitación de una acera y mejoras en la pavimentación en Luis Adaro

Estado de las obras de la avenida del Molinón.

Estado de las obras de la avenida del Molinón. Juan Plaza

El proyecto que se está ejecutando para la naturalización y peatonalización de la avenida del Molinón llegará finalmente al estadio. La actuación va a ser aprovechada para la pavimentación de la actual glorieta entre la arteria en obras y la calle Luis Adaro (que desaparecerá tal y como está concebida), así como para mejorar la acera de las inmediaciones, que permanece cerrada desde 2019. Esta modificación, que ya ha sido autorizada por la Empresa Municipal de Aguas (EMA), de la que depende el plan, conlleva un incremento del coste de los trabajos de 145.388 euros, de forma que el presupuesto global de la actuación pasa a ser ahora ligeramente superior a los 1,1 millones de euros. El plazo previsto para la inauguración de la avenida del Molinón ya peatonalizada no varía, según las fuentes municipales consultadas ayer por este diario. Se mantiene para finales del presente mes de junio. Los trabajos marchan muy adelantados.

El proyecto licitado y que se adjudicó el 6 de noviembre de 2020 a la empresa New Construction por importe de 969.270 euros no incluía actuación alguna sobre el ámbito de la glorieta ubicada entre la avenida del Molinón y la Calle Luis Adaro. En esa zona, dentro del proyecto de ejecución del pozo de tormentas del parque de los Hermanos Castro, se construyó un colector de 2.000 milímetros de diámetro que obligó a demoler el pavimento. Desde entonces, permanece intransitable. Los rectores de la EMA y los de la empresa adjudicataria coincidieron en que, aunque no estaba previsto, es necesidad actuar en la glorieta y su entorno, ya que no resultaría coherente abordar la remodelación de la avenida del Molinón dejando ese enclave en la situación actual. Por otro lado, en el perímetro de la glorieta hay un tramo de acera que lleva cerrado por las obras más de dos años y cuyo estado no permite el tránsito peatonal, por lo que se ha decidido actuar también en ella.

Trámites

El presidente de la Empresa Municipal de Aguas, el edil socialista Olmo Ron, ordenó el pasado 26 de mayo el inicio de los trámites necesarios para realizar las obras de reposición de los firmes del ámbito de la glorieta que se hayan visto afectadas por las obras del pozo de tormentas. La idea es conservar las tipologías de pavimentos preexistentes, excepto en la acera del perímetro del parque. En ese lugar se utilizará hormigón bruñido como el del nuevo vial peatonal de la avenida del Molinón.

Otro de los motivos que explican este modificado del proyecto por valor de 145.300 euros es que el espesor del pavimento de hormigón que se incluyó en el pliego de condiciones para todo el ámbito de la actuación resulta demasiado estricto para su ejecución y mantenimiento. Los técnicos han advertido de que en caso de que se produzca algún tipo de deformación, el pavimento se deterioraría con gran rapidez. En esa tesitura, la empresa consideró necesario aumentar el espesor del pavimento de hormigón hasta los 20 centímetros, algo que ha aceptado la administración municipal.

La zahorra artificial prevista en el proyecto era de tres centímetros, algo que no se considera ahora suficiente. Es necesaria una capa mínima de 20 centímetros, que también encarece la obra. La idea general del plan del gobierno local para la avenida del Molinón es convertirla en una zona verde con un gran paseo peatonal e incorporarlo al parque de Isabel la Católica, que se extenderá sin interrupciones hasta el Piles.

Compartir el artículo

stats