Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento acelera el hotel de cinco estrellas en la antigua sede del Puerto

El promotor y el gobierno local negocian la volumetría de la edificación, y la licitación del nuevo plan de Cimadevilla estará lista este año / La reforma del inmueble requerirá de un informe favorable del Principado, al tratarse de un edificio catalogado con protección ambiental

Vista parcial de Cimadevilla, con la antigua sede de la Autoridad Portuaria a la izquierda.

Vista parcial de Cimadevilla, con la antigua sede de la Autoridad Portuaria a la izquierda.

Paso fundamental para que Gijón cuente con su primer hotel de cinco estrellas. El gobierno local prevé que la modificación del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Cimadevilla, imprescindible para poder transformar en un alojamiento la antigua sede de la Autoridad Portuaria, se licite antes de que acabe el año. Los técnicos municipales y la propiedad han mantenido contactos estos días para acelerar el proyecto, adelantado por LA NUEVA ESPAÑA, y analizar la posibilidad de un aumento en la volumetría del inmueble, algo de lo que dependerá el número de habitaciones. Las posturas están muy próximas.

El edificio fue adquirido por el constructor Fermín Mora al grupo Abba, al que se lo había adjudicado la Autoridad Portuaria de Gijón. La cadena hotelera permanece como socio minoritario de la empresa propietaria del edificio, Miramar Apartamentos. Ubicado en un entorno céntrico y privilegiado, frente al puerto deportivo, la antigua sede de la Autoridad Portuaria tiene un uso permitido exclusivamente para oficinas. Eso es lo que se pretende cambiar con la actualización del PERI de Cimadevilla. Una actualización que irá más allá de lo que atañe a este inmueble, pero cuya urgencia se ha puesto sobre la mesa a raíz del proyecto para que la ciudad cuente con su primer hotel de la máxima categoría, proyecto que también podría llevar aparejada actividad hostelera. En cuanto a la volumetría que el Ayuntamiento determine para el inmueble, una de las posibilidades para incrementarla es el recrecido en una planta en un tramo del edificio que está más bajo que el resto, hasta igualarlo.

En cuestión de días, el Ayuntamiento trasladará al empresario la volumetría que permitirá en el inmueble, dato imprescindible para iniciar la elaboración del proyecto. Además, está prevista también una reunión con el Principado. Cualquier reforma en la antigua sede del Puerto requiere de un informe previo de la Consejería de Cultura, dado que el edificio está catalogado con un grado de protección ambiental, el más bajo.

La aprobación del proyecto está vinculada a la modificación de los usos del edificio en el Plan Especial de Cimadevilla. Pero la elaboración del mismo puede ir realizándose de forma paralela, con la supervisión de los técnicos municipales. Inicialmente, el gobierno local había barajado efectuar una modificación puntual de actual Plan Especial de Cimadevilla, pero el pasado mes de enero asumió como más conveniente afrontar la actualización global de un PERI que data de 1986, tal como había reclamado la oposición municipal. La modificación del Plan de Cimadevilla va más allá de lo que atañe al proyecto del hotel: los nuevos usos de la antigua Fábrica de Tabacos y los que se plantean para la transformación general de un barrio con edificios antiguos y barreras arquitectónicas también estarán sobre el tapete.

Aunque está catalogado, el edificio de la antigua sede de la Autoridad Portuaria de Gijón ha experimentado importantes modificaciones a lo largo de su historia. En realidad se trata de dos inmuebles anexos; la sede histórica del Puerto, construida en 1909 y un edificio anexo que se construyó en 1982 para viviendas de directivos portuarios, al mismo tiempo que se recrecía un ala del edificio histórico para igualarla con el aledaño. Ambos edificios ocupan los números 32 y 34 de la calle Claudio Alvargonzález, con una superficie construida de 2.864,88 metros cuadrados y frente a los mismos hay una parcela de 877 metros cuadrados de aparcamiento.

El edificio fue adjudicado por el Puerto en octubre del año pasado a Miramar Apartamentos por 3,11 millones de euros, tras una sentencia que obligó a la Autoridad Portuaria a admitir esa oferta, que había excluido inicialmente. El pago del inmueble se ha pactado en varios plazos. El promotor que lo ha adquirido es el mismo que se ha hecho con los terrenos de la Ería del Piles.

Compartir el artículo

stats