Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón tendrá un reglamento para cambiar el nombre de las calles y los edificios públicos

La Alcaldesa quiere incrementar la presencia femenina en las placas y Ciudadanos presenta una primera propuesta para “despolitizar las decisiones”

Avenida de José Manuel Palacio, antes Juan Carlos I, con el cartel todavía sin cambiar.

Avenida de José Manuel Palacio, antes Juan Carlos I, con el cartel todavía sin cambiar. Ángel González

Gijón contará con una normativa específica para dar nombre a las calles, edificios y espacios públicos de la ciudad. El diseño de esa regulación es una de las líneas de trabajo que siguen los integrantes de la comisión encargada de reformar el reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico del Ayuntamiento, que data de 2004. Ciudadanos (Cs), principal grupo de la oposición, ya ha presentado una primera propuesta para que la nueva norma se incorpore al apartado del reglamento que trata sobre los honores y distinciones municipales. Su objetivo prioritario es “despolitizar” la toma de decisiones en este ámbito. Por su lado, la alcaldesa, la socialista Ana González, aseguró ayer que uno de los objetivos de la comisión es lograr “un equilibrio entre hombres y mujeres” en el callejero, ya que, según indicó, “estamos muy lejos de la paridad, pese al gran esfuerzo de Paz Fernández Felgueroso”.

“Las calles reflejan cómo valoramos las aportaciones que hacen las personas”, subrayó la Regidora, censurando que la arteria de la ciudad dedicada a Josefa Jovellanos se denomine La Argandona, en referencia a su marido. Además, González reseñó que los reconocimientos “tienen que resistir la prueba del algodón en el momento y con el paso de los años", algo que, según indicó, no sucedió con el exministro Rodrigo Rato, al que se le retiró el título de hijo predilecto de Gijón.

La últimas decisiones de calado sobre el callejero local conllevaron la inclusión en el mismo de los exalcaldes ya fallecidos José Manuel Palacio y Vicente Álvarez Areces. Este último da nombre desde el pasado febrero al paseo de Poniente por acuerdo del consejo de administración de la Autoridad Portuaria  (propietaria de los terrenos ) y a propuesta de un grupo de amigos del también expresidente del Principado. La decisión contó con el respaldo del gobierno local y del PP, pero levantó recelos y críticas en el resto de partidos y en la federación vecinal. También resultó polémico desde el punto de vista social y político,el cambio de la avenida de Juan Carlos I por José Manuel Palacio, primer alcalde de la democracia, aprobado por la Junta de Gobierno (PSOE e IU) en abril.

El concejal de Ciudadanos Rubén Pérez Carcedo sostiene que con su propuesta de normativa se pretende “asegurar” que las personas a las que se vaya a homenajear con una calle o espacio público “tengan o hayan tenido algún vínculo claro con Gijón y acumulen unos méritos y un prestigio ampliamente reconocidos”. A su juicio, “es algo que pensamos que no siempre se ha cumplido, puesto que son varias las calles que llevan el nombre de personas que no han tenido relación con la ciudad y que se han otorgado por criterios fundamentalmente ideológicos, en un intento de politizar y apropiarse ideológicamente de unos espacios que son públicos y que, por lo tanto, pertenecen a todos los gijoneses”.

Ciudadanos también invoca la “necesidad de tasar los motivos del cambio de denominaciones para evitar polémicas y arbitrariedades”. Es más, en el caso de personas, Pérez Carcedo estima necesarias “razones de peso, claras y objetivas”. “No como ha sucedido al cambiarle el nombre a la avenida de Juan Carlos I por un mero capricho ideológico, vulnerando cualquier tipo de presunción de inocencia y obviando el importante papel que ha jugado en la consolidación de nuestra democracia”, sentenció el concejal.

Las últimas designaciones de calles han estado rodeadas de polémica. El paseo de Poniente (arriba) ha pasado a llevar el nombre de Vicente Álvarez Areces, tras una decisión de la Autoridad Portuaria defendida por el gobierno local y el PP, pero criticada por el resto de grupos. También hubo revuelo con el cambio de la avenida de Juan Carlos I (abajo) por José Manuel Palacio, por un acuerdo del PSOE e IU. Transcurridos ya varios meses, las placas que dan cuenta de las nuevas denominaciones siguen pendientes.

Compartir el artículo

stats