Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pedófilo gijonés tenía casi mil archivos de pornografía de niños y bebés guardados

El joven, de 32 años y en libertad con cargos, fue descubierto tras la denuncia de una mujer a la que ofreció mantener relaciones sexuales con los menores

Agentes de Delitos Económicos de la Comisaría de Gijón.

Agentes de Delitos Económicos de la Comisaría de Gijón.

Un gijonés de 32 años ha sido detenido por un delito de distribución y tenencia de pornografía infantil gracias a la denuncia presentada por una mujer malagueña a la que ofreció compartir experiencias sexuales con menores. Este individuo, en paro desde hace dos años y sin menores en su entorno familiar, guardaba en sus dispositivos móviles cerca de mil archivos, entre imágenes y vídeos, de niños y bebés en posiciones sugerentes o realizando tocamientos o prácticas sexuales entre ellos o con adultos. La operación policial, llevada a cabo por agentes de Málaga y Gijón, permitió descartar que este individuo de nacionalidad española, que tras prestar declaración en el juzgado quedó en libertad con cargos, fuese el autor de esas grabaciones, sino que conseguía ese material a través de otros usuarios en plataformas y foros privados. De hecho, la mayoría de documentos provienen de fuera de España.

La colaboración ciudadana volvió a resultar fundamental para arrestar a este joven. Todo comenzó gracias a la denuncia de una mujer de Málaga con la que el detenido comenzó a conversar en el mes de marzo a través de internet. Este gijonés le aseguró que abusaba sexualmente de su hija pequeña y de otros menores de su entorno de forma habitual, invitándola a realizar y compartir con él semejantes prácticas. La mujer, sorprendida, decidió indagar y le propuso que le facilitase su número de móvil para hablar de forma privada y no en un chat que pudiese dejar rastro y llevar a que les descubriesen. Una vez logró el móvil, se fue a comisaría a denunciar lo ocurrido.

Las labores arrancaron en Málaga, con agentes del Grupo de Menores (Grume) y descubrieron que el investigado se conectaba a internet desde dispositivos ubicados en Gijón. Fue entonces cuando se sumaron a la investigación policías de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam), con colaboración de Delitos Económicos, de la comisaría de El Natahoyo. Las pesquisas llevaron hasta este joven cuyo alias en internet coincidía con su nombre y fecha de nacimiento.

Los agentes gijoneses, además, intensificaron la vigilancia antes del arresto para confirmar si era cierto que este individuo tenía hijos o menores a su cargo por cuestiones laborales o de su entorno familiar. Quedó descartado por completo y se estima que si alardeaba de cometer esas perversiones era para obtener popularidad en esos foros de pedófilos. También se pudo constatar, en base a su declaración y otras pruebas, que nunca había abusado de niños ni bebés, y que solo utilizaba las imágenes para excitarse en soledad. Una práctica que, por lo general, suele desembocar en abusos sexuales a menores con posterioridad, según confirman los expertos en este tipo de delitos.

Con la detención también se llevó a cabo el registro de su domicilio y la intervención de soportes informáticos. Los policías incautaron seis discos duros, un ordenador portátil y un teléfono móvil. En suma, tenía 116 instantáneas de claro contenido pedófilo y 815 vídeos. En total, confirman fuentes policiales, 7,88 GB de pornografía infantil en su poder. El joven está ahora en libertad a la espera de juicio.

Compartir el artículo

stats