Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Rionda González Director de la Agencia Local de Promoción Económica y Empleo del Ayuntamiento

“El desempleo en Gijón es muy similar al que había antes de iniciarse la pandemia”

“Estamos muy satisfechos con el resultado de los planes de empleo, especialmente con haber logrado reducir la brecha de género”

David Rionda, en los soportales de la plaza Mayor.

David Rionda, en los soportales de la plaza Mayor.

Tras dos años de intenso trabajo, marcados por las necesidades generadas por la pandemia sanitaria, el director de la Agencia Local de Promoción Económica y Empleo (Alpee) del Ayuntamiento de Gijón, David Rionda González, afronta con optimismo el futuro y con el nuevo pacto de concertación en el horizonte más próximo.

–¿Cómo han sido estos dos años al frente de Alpee?

–Además de trepidantes, han pasado a una gran velocidad. Ha habido dos fases, cuando llegamos tienes poco margen porque todo está presupuestado y adjudicado, y teníamos una idea de hacer unos presupuestos propios para desarrollar acciones nuestras según nuestras ideas. Y de pronto llegó la pandemia, y aunque había recursos, especialmente los que tienen que ver con la atención a las personas, que siguieron funcionando, tuvimos que volcar todos los recursos humanos y financieros a paliar los efectos del covid y la crisis derivada, especialmente con convocatorias de ayudas a la contratación, recuperación del ERTE o la reapertura de negocios, etc. Ahora estamos entrando en una fase distinta, y el balance que hacemos es que estamos muy satisfechos del volumen financiero y de los colectivos a los que van destinados esos recursos.

–¿En qué se ha fallado?

–Estamos insatisfechos en cuanto a que se podía haber hecho más rápido, pero dentro del corsé de la legislación, la norma y los tiempos de la administración. El corazón nos pedía haberlo hecho mucho más rápido, pero la cabeza nos dice que hay que hacer la cosas bien, porque en la administración somos garantistas y no podemos estar repartiendo el dinero de los ciudadanos sin la garantía de que se está desarrollando bien. Ahora estamos en otra fase, como digo, estamos con el acuerdo “Gijón reinicia”. El nivel de ejecución del primer año es muy satisfactorio porque está al 75%, y este segundo año, en lo que llevamos estamos en torno al 40%, y estaremos al final en unos niveles de ejecución muy importante.

–¿Cuándo comenzará a negociarse el próximo pacto de concertación y qué líneas defenderán?

–Nos sentaremos después del verano. Siempre partimos de una base, que es adaptar las estructuras de la agencia al momento que nos toca vivir. Queremos transversalizar los planes de empleo con otras áreas municipales, innovar con nuevos perfiles y ocupaciones que permitan que las personas cuando salgan del plan de empleo hayan vivido una experiencia real de aprendizaje y tengan más posibilidades para encontrar empleo en el mercado privado. En la ayuda a la contratación debemos innovar y ver qué tipo de contratación queremos fomentar. E incentivar el empleo estable. Falta saber cuál es el escenario que nos encontraremos en septiembre y octubre para dar respuesta al momento pospandemia.

–¿En qué consistirá esa transversalidad?

–Por ejemplo, con la Fundación de Servicios Sociales. Hay un número importante de beneficiarios, la mayoría derivados del covid, que están en esa situación por la falta de empleo. Es una intervención sociolaboral. Queremos coordinarnos con Servicios Sociales, que derivarán a la Agencia a aquellas personas que potencialmente son empleables. Servicios Sociales nos envía a estas personas, las valoramos y esas personas pueden ser las potenciales beneficiarias de estos proyectos más prelaborales de reciclaje formativo, de volver a acercarse al mercado laboral con la idea de seguir el itinerario de la Agencia Local, ya sea a planes de empleo o a otra formación más especializada. Será un trabajo conjunto con acceso a nuestras bases de datos para trabajar en red.

–¿Cuál es el balance de los planes de empleo 2020-2021?

–Estamos muy satisfechos. El incremento en el volumen de contratación ha subido de las 125 personas en 2019 a 281 ahora. Ha habido también un volumen muy importante para personas sin estudios o con la ESO, y hemos roto la brecha de edad. Ahora, el 51% tiene más de 45 años, y el 49%, menos. Una de las cosas que más satisfechos estamos es de la ruptura de la brecha de género, porque empezamos con un 59,20% de hombres y 40,80% de mujeres en 2019 y ahora estamos en un 57,30% de mujeres y 42,70% de hombres. Esto no es azar.

–¿Cómo se ha conseguido?

–Trabajamos con Igualdad para analizar las convocatorias, el impacto de género y propusimos medidas reductoras en el sesgo de género en las convocatorias, y ahí está el resultado. Y también estamos orgullosos con los planes de empleo en colaboración con Emvisa, Obras Públicas y, por primera vez, el plan de empleo cultural. No tenemos datos aún, pero cualitativamente sí están satisfechos. Es una línea a incidir.

–¿Habrá un plan de empleo extraordinario?

–A priori no lo planteamos. Estamos trabajando con el plan de empleo del Principado de la convocatoria anterior, simultáneamente está el plan extraordinario que hicimos con el pacto de “Gijón reinicia” el año anterior y acaba de publicarse que en el mes de octubre volverán de nuevo los planes del Principado. Con tres planes de empleo en marcha ni siquiera organizativamente seríamos capaces de sacar uno más extraordinario. De todas formas, estamos en concertación y los agentes sociales tienen mucho que decir y si se viese necesario se valoraría.

–¿Ha cambiado el perfil que acude a la Agencia desde que comenzó la pandemia?

–Sí. Hay algunos perfiles que están mucho más presentes. La pérdida del empleo derivada de la pandemia la vemos. Hay personas que, con una trayectoria amplia, perfectamente competentes, están en paro por el cierre o reajustes de plantilla de empresas y negocios. Sí hemos visto un incremento significativo este año de solicitudes de planes de empleo. Hay más urgencia e incertidumbre y por eso se presenta más gente.

–¿Cómo va la petición de ayudas para sacar a trabajadores del ERTE?

–Van a un ritmo lento. Entendemos que es porque el margen es amplio para solicitarlas. Se acercaba al centenar de solicitudes. Nos sorprende la parsimonia, pero hasta el 31 de julio hay margen. Pensamos que habrá un mayor volumen a medida que se acerque el cierre del plazo.

–¿Habrá segunda convocatoria de ayudas a los hosteleros sin terraza?

–Está en el marco de la concertación social. La convocatoria no está cerrada. Sabemos qué solicitudes hay y que sobra dinero. Queremos valorar cómo es el proceso, quién se ha presentado y quién no y a partir de ahí tomar la decisión. Debemos valorar quién queda fuera y otro tipo de sectores que igual no estaban en la primera convocatoria.

–¿Hay temor a un descalabro del empleo en Gijón a finales del verano?

–Los datos que tenemos son satisfactorios. Los últimos son de mayo y estamos en un desempleo muy similar al que teníamos antes del covid. Aunque sigue siendo muy alto, nos movemos en nivel de febrero de 2020, con unas 22.000 personas. Habíamos llegado a superar los 24.000 con el covid, y ahora estamos en esos registros. Estamos expectantes a ver cómo se comporta el mercado cuando acabe el verano. Dependerá del pequeño comercio y el turismo arrastrado de septiembre y octubre. Temor siempre existe, pero la lógica nos dice que si el verano es muy bueno no esperamos un descalabro.

–¿Cuáles son las opciones para la gente joven?

–Manejamos bastantes recursos. Entre todos los proyectos y las escuelas taller, que queremos solicitar entre cinco y seis este año, llegamos a unas 300 o 400 personas jóvenes en programas de inserción y de trabajo. Queremos trabajar en red y estamos en contacto con Juventud. Y estamos pendientes de las ayudas de la Unión Europea.

Compartir el artículo

stats