Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doble ración de reconocimientos

El Jovellanos acoge hoy la entrega de honores y medallas de este año, una cita multitudinaria para saldar las distinciones pendientes de 2020

De izquierda a derecha, Franscisco Prendés Quirós (hijo predilecto 2020), Luis Sepúlveda (hijo adoptivo 2020) y Antonio Suárez (hijo adoptivo 2021). | Irma Collín / Ricardo Solís

De izquierda a derecha, Franscisco Prendés Quirós (hijo predilecto 2020), Luis Sepúlveda (hijo adoptivo 2020) y Antonio Suárez (hijo adoptivo 2021). | Irma Collín / Ricardo Solís

El teatro Jovellanos acoge hoy a las 19.00 horas el acto de entrega de los honores y distinciones de la villa posiblemente más emotiva y multitudinaria después de que la pandemia aplazase la cita del pasado año. En esta ocasión tocará ración doble, con los galardonados de 2020 y los de 2021. En total doce distinciones, entre personas y colectivos, que se pondrán en valor, en un acto que servirá para marcar el camino de retorno a la normalidad, y también para recordar a tres premiados ya fallecidos: el abogado y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA Francisco Prendes Quirós (hijo predilecto de 2020), el escritor Luis Sepúlveda (hijo predilecto de 2020) y el también escritor Xosé Bolado (medalla de oro de 2021).

Doble ración de reconocimientos

Francisco Prendes Quirós, colaborador durante muchos años de LA NUEVA ESPAÑA, fue nombrado a título póstumo hijo predilecto de 2020, por contribuir con sus ideales ilustrados desarrollar su pasión política en el sentido más noble, siempre a favor del bien general y colectivo. El pasado año, también tras su muerte, se reconoció como hijo predilecto al escritor Luis Sepúlveda, por su amor y arraigo por el concejo donde desarrolló su actividad literaria y la promoción de iniciativas como el Salón del Libro Iberoamericano.

Doble ración de reconocimientos

La medalla de oro de 2020 se determinó que recayese en el proyecto social “Una Ciudad para todos”, por su casi medio siglo de trabajo en favor de la integración social de colectivos y personas con un claro ideal de justicia social. Mientras que las de plata reconocieron al periodista José Antonio Rodríguez Canal, medalla al Mérito en el Trabajo en 2008; al jugador de balonmano Raúl Entrerríos Rodríguez, por sus méritos deportivos y su vínculo con las escuelas deportivas municipales; y a la Asociación ADANSI, por 30 años de trabajo con proyectos para lograr el máximo desarrollo de personas con trastorno del espectro autista.

De los reconocimientos de 2021 destaca el empresario asturmexicano Antonio Suárez, presidente de Grupomar (dedicado al sector pesquero), como hijo predilecto de la ciudad. Destacan desde el Ayuntamiento el beneficio para la ciudad de su actividad empresarial, como “el encargo de cinco barcos atuneros a Armón”. La medalla de oro será para Xosé Bolado, estandarte de la llingua asturiana y maestro de la obra de Rosario de Acuña, que además fue escritor y profesor, y dejó huella tras recuperar el Ateneo Obrero en los ochenta.

Las medallas de plata recaen la Sociedad Astronómica Omega, por su 40 aniversario y su compromiso por divulgar la ciencia, una labor que llevan haciendo desde el observatorio del Monte Deva en el último cuarto de siglo; el Centro Integrado de Formación Profesional del Mar, por ser durante cinco décadas un centro puntero de enseñanza y equipamientos; y el Unión Club de Ceares de fútbol, por su apuesta por el fútbol base y su búsqueda constante de fomentar valores de cooperación y respeto, con un reconocimiento que les llega justo en el año en el que acaban de conseguir un histórico ascenso a la categoría Segunda RFEF, equivalente a la antigua Segunda División B.

Misa y bendición

La iglesia de San Pedro celebrará a las 12.30 horas la misa tradicional en honor al patrono de Gijón. El aforo será reducido para cumplir con las medidas del covid, en una celebración oficiada por el párroco de San Pedro, Javier Gómez Cuesta, y el vicario de Gijón, José Ángel Pravos. A continuación, en torno a las 13.30 horas, tendrá lugar el acto de bendición de las aguas y la ofrenda floral ante la imagen del apóstol. Lo que no habrá en esta ocasión será la entrega del tradicional premio San Pedro, que se aplaza al próximo año.

Compartir el artículo

stats