Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los feriantes se instalarán en Naval Gijón pese a los costes: “No queda otra”

“Arriesgamos mucho, pero no podemos estar parados”, señala la asociación Asinfeas ante el desembolso para limpiar la parcela

Parcela de Naval Gijón donde se instalarán las atracciones. | Marcos León

Parcela de Naval Gijón donde se instalarán las atracciones. | Marcos León

La Asociación de Industriales Feriantes de Asturias (Asinfeas) ha decidido seguir adelante con su proyecto para instalar 37 atracciones y casetas en la parcela de la Autoridad Portuaria en los terrenos de Naval Gijón pese a los costes que tendrán que afrontar para acondicionar el terreno, la limpieza diaria del mismo y los gastos en seguridad privada para que se cumplan las medidas de seguridad obligadas por la pandemia de coronavirus. “Arriesgamos mucho, es una baza muy arriesgada, pero no tenemos otra; o eso, o nos quedamos parados”, explicaba ayer el vicepresidente de Asinfeas, Saúl Olivar.

El colectivo tomó la decisión de mantener su proyecto tras haber recibido un presupuesto de Emulsa para hacerse cargo de la limpieza de la parcela durante los 17 días que durará el evento lúdico, por un montante del orden de los 20.000 euros. Los empresarios han solicitado un segundo presupuesto a otra empresa de limpieza, para intentar reducir ese coste.

“Tendremos que apretarnos el cinturón”, señala el representante de los feriantes ante los gastos de limpieza que se suman a los de desbroce de la maleza que hay en una parcela en la que hubo atracciones por última vez en 2019, en aquella ocasión bajo el paraguas de la Semana Negra. También tendrán que disponer un vallado perimetral, con distintos puntos para la entrada y salida del recinto y la contratación de guardias jurado cuya función será controlar que no se sobrepasa el aforo, que será de entre 1.800 y 2.000 personas al mismo tiempo, que nadie entra por el acceso destinado a la salida y que dentro del recinto todos usan mascarilla y se respetan las distancias de seguridad.

“Esperamos que el público responda”, indica Saúl Olivar, tras insistir en que “se confirma que se va a celebrar, pero tendremos que apretarnos mucho el cinturón” por los costes que tendrán que asumir. La irrupción de la pandemia del coronavirus dejó sin actividad durante largos meses a los feriantes, que esperan ahora empezar a remontar.

Las medidas de seguridad, acondicionamiento previo y posterior limpieza de la parcela y también de los objetos que caigan a la dársena, son las condiciones que ha impuesto la Autoridad Portuaria de Gijón para permitir la instalación de esta feria en sus terrenos, que no son todos los que conformaban el antiguo astillero, ya que una parte del solar de Naval Gijón, el más próximo al acuario, es un terreno privado perteneciente a Pequeños y Medianos Astilleros Sociedad de Reconversión (Pymar).

Por su parte, el portavoz de Foro, el edil Jesús Martínez Salvador, no consiguió el apoyo del gobierno a su propuesta –presentada en la comisión de Hacienda de ayer– a favor de que el Ayuntamiento apoye el proyecto del colectivo de feriantes de la misma manera que a la “Semana negra” en cuanto al alquiler de la parcela y asumir los gastos de limpieza y seguridad. “¿Por qué no se puede hacer con este colectivo lo que se hace con la “Semana negra”. Un colectivo que lleva sin ingresos desde antes incluso de la pandemia”, denunciaba el edil de Foro tras la comisión. A Martínez Salvador no le vale que el Ayuntamiento haya ofertado ayudas para el colectivo de feriantes. “Son 700 euros para más de 20 meses sin ingresos. No salen ni a 35 euros al mes”, ironizó.

Compartir el artículo

stats