Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kike Figaredo no se cansa de ayudar: anuncia un nuevo plan para dar empleo en Camboya

El religioso se cita con la asociación Inspira y habla del país asiático: “Siempre tendrán mi apoyo”

Kike Figaredo, ayer, en el Club de Regatas, con las asistentes a la comida detrás. | Marcos León

Kike Figaredo, ayer, en el Club de Regatas, con las asistentes a la comida detrás. | Marcos León

“Uno siempre echa de menos su casa”, dijo ayer con una gran sonrisa el sacerdote Kike Figaredo, que se dio un baño de masas en el Real Club Astur de Regatas, a donde fue invitado a comer para compartir sus experiencias y dar su visión sobre diferentes temas. La cita fue promovida por la asociación Inspira, creada en 2019 por un grupo de mujeres, con la idea de realizar este tipo de encuentros al menos una vez al mes junto a personajes “interesantes” con los que compartir ideas y charlar tranquilamente. Ayer lo hicieron durante un largo rato. “Fue todo muy enriquecedor”, aseveró Carmen Llanos, presidenta del colectivo.

El prefecto apostólico de Battambang, que alargará su estancia en Gijón unos dos meses debido a los problemas que existen actualmente con el transporte entre países, se mostró agradecido y “feliz de poder disfrutar del cariño que recibe de sus paisanos”. Tras cumplirse hace pocos días veintinueve años de su ordenación como sacerdote, Figaredo resumió esas tres décadas de servidumbre con agradecimiento: “Todos estos años han sido un regalo, un aprendizaje y una suerte de poder atender las necesidades básicas de muchas personas”.

El jesuita habló posteriormente de Camboya, país donde es obispo y donde lleva ayudando a personas en situación de máxima necesidad desde hace años. La covid-19 también ha llegado al país asiático con fuerza, pero lo hizo “más tarde que en la mayor parte del mundo, con vacunas ya preparadas”. “Así que, dentro de la tragedia, estamos bien” indicó. En cuanto al futuro, el misionero prepara para septiembre un nuevo proyecto en Camboya: el lanzamiento de una marca de prendas de punto, llamada “Mutitaa” (alegrarse por las cosas buenas que les pasan a los demás en camboyano). El objetivo del plan es dar trabajo en un centro textil a personas discapacitadas para que puedan autofinanciarse y obtener una dignidad que se les negaba. “Ellos encontrarán siempre un apoyo y una ayuda en mi persona”, cerró Figaredo.

Compartir el artículo

stats