Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

División de opiniones en la avenida del Molinón: partidarios de lo peatonal frente a temerosos de "un caos de tráfico"

La nueva zona verde no pone de acuerdo a sus primeros usuarios

Reapertura de la avenida del Molinón.

Reapertura de la avenida del Molinón. Juan Plaza

A pie de calle, el fin de los trabajos para la peatonalización de la avenida del Molinón y su integración en el parque Isabel la Católica tampoco ha pasado desapercibida. Como a nivel político, el espacio inaugurado ayer no genera consenso entre los primeros usuarios. Hay quien lo defiende a capa y espada como una maniobra positiva “para ganar espacio para el peatón” y quienes auguran “conflictos de tráfico” en la zona.

Entre estos últimos se cuenta José Luis Villamil, un gijonés que cuenta 58 años y que es comerciante en la avenida de la Costa. Por esta razón, Villamil se muestra muy sensible a todas las actuaciones que afecten a la movilidad. “Se debería dar salida a los coches de alguna manera”, explicó el comerciante. “En mi zona, se nota mucho más tráfico que antes desde que se hizo la peatonalización del Muro”, añadió. “Es una pena el cierre, porque esta era una salida hacia la autovía”, manifestó.

Todo lo contrario piensa Aurora Báez, una vecina de 69 años, que respalda la decisión adoptada por el gobierno municipal. “Es una gran idea porque se gana espacio para el parque”, consideró. Solamente hace una crítica. Y es que para ella, habría sido positivo darle un baño de color a la senda peatonal. “Si hubieran hecho lo mismo que con el ‘cascayu’ del Muro habría quedado más guapo”, opinó Báez.

Para Paloma Fernández, una joven de 27, la medida no debería afectar al tráfico. Lo dice porque al estar cerrado el sentido de circulación de Rufo García Rendueles desde el Náutico hasta la rotonda de la avenida de Castilla, el paseo marítimo ha perdido tráfico. “No pasa tanto coche por el Muro y al haber puesto Doctor Fleming en doble sentido ya se alivia la circulación”, apostilla Fernández.

Elisa López paseaba junto a su recién nacido hijo, Nico. Desde hace un año no vive en Gijón, pero sigue teniendo un comercio en el barrio de Laviada, así que conoce la realidad de la ciudad. “Lo que más molesto me pareció desde un primer momento fue la obra en sí”, compartió. “Limita la movilidad y el aparcamiento”, añadió Elisa López, en referencia a la peatonalización de la zona. “Siempre y cuando se den alternativas, como el doble sentido de Doctor Fleming, me parece bien lo que han hecho”, aseveró, por su parte, Begoña Álvarez, una vecina de 57 años de la avenida de Castilla.

En el lado de los que sí apoyan la peatonalización de la avenida del Molinón se encuentra Sergio Rubal, un joven de 24 años que vive por la zona del paseo de Begoña. “Como lo del Muro, esto es un buen proyecto”, manifestó. “No hay tanto trastorno al tráfico, y es un buen sitio de paseo. Además, se agranda el parque Isabel la Católica, que junto a Los Pericones, es de las zonas verdes y parques más guapos de Asturias”, completó Sergio Rubal.

Compartir el artículo

stats