Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prisión para el detenido por los asaltos a varios pisos de El Llano y Laviada

El robo perpetrado con un arma blanca pesó en la decisión del juez, que decretó el ingreso en la cárcel por temor a una reiteración delictiva

Traslado de un detenido a prisión en los juzgados, en una imagen de archivo.

Traslado de un detenido a prisión en los juzgados, en una imagen de archivo.

El gijonés de 38 años detenido como presunto autor de varios robos con violencia, o en grado de tentativa, ingresó ayer en el centro penitenciario de Asturias por decisión del magistrado de guardia, que se basó para su decisión en la gravedad del asalto cometido esgrimiendo un arma blanca y en el temor a la reiteración delictiva de este individuo, que ayer se acogió a su derecho a no declarar. Por el momento son al menos seis los delitos de este tipo que se le atribuyen, tal y como desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA, además de uno leve de lesiones y otro de resistencia a agente de la autoridad cuando fue detenido, pero será en la fase de instrucción la que determine cuáles son los delitos por los que deberá sentarse en el banquillo de los acusados.

El historial delictivo de este gijonés, que desde esta pasada noche duerme en prisión provisional por decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Gijón, ayer en funciones de guardia, es bastante amplio, pero concentrado especialmente en las últimas semanas. El más grave de todos ellos fue cuando sacó un arma blanca para robar en la vivienda de un conocido, que se encontraba en el interior del inmueble. De allí se llevó joyas y objetos de valor, pero ese robo con violencia e intimidación ha sido clave en su ingreso provisional en prisión. Pero la lista es amplia, y podría incluso aumentar a lo largo de la fase de instrucción si así lo logran confirmar luego los investigadores de la Policía Nacional al frente de las pesquisas.

En un solo día, por ejemplo, el pasado 5 de julio, entró en un bloque de edificios de la calle Fray Ceferino, en el barrio de El Llano. Hasta tres puertas llegó a dañar con una especie de palanca para intentar acceder a los domicilios, pero en este caso fueron algunos de los vecinos los que se dieron cuenta de sus intenciones. Uno de ellos, de hecho, trató de sacar un teléfono móvil para hacerle una fotografía que aportar luego a la Policía como prueba, pero el sospechoso se percató de sus intenciones y, según la declaración del afectado, le lanzó una patada al hombro para luego salir huyendo. Ese es el delito leve de lesiones por el que, en principio, deberá responder este gijonés de 38 años.

Ese mismo día, según las pesquisas de los agentes, parece que también lo intentó en un edificio de la calle Decano Prendes Pando, pero tampoco logró su objetivo de salir con algún botín económico que le satisficiera.

El último de los asaltos, y que le llevó a su detención, fue en un edificio de la calle Lastres. Una vez dentro comenzó a subir por las escaleras, pero en lugar de tratar de entrar en alguna vivienda se detuvo en una bicicleta que estaba con el candado puesto en el rellano de una de las plantas. Cuando se disponía a cortar el candado para llevarse el vehículo fue detenido por los agentes, que incluyeron en su atestado el delito de resistencia a la autoridad en el momento de engrilletarlo. Una vez en comisaría se le tomaron las huellas, que coincidían con varias de las encontradas en las puertas dañadas de las viviendas que han denunciado.

Problemas económicos

Según ha podido saber este periódico, las explicaciones que este gijonés de 38 años ha ofrecido a su conducta delictiva es que se quedó sin trabajo no hace mucho, y que desde entonces no ha podido volver a encontrar un empleo y que su precaria situación económica le ha obligado a cometer estos hechos delictivos que le atribuyen los investigadores. Este hombre, además, se separó tras quedarse sin trabajo y tampoco recibe ayudas sociales. Ahora, esperará en prisión provisional el desarrollo de la instrucción para responder por los delitos que le atribuyen.

Compartir el artículo

stats