Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enésimo contenedor que se incendia en el barrio de El Polígono

La Policía mantiene abierta una investigación tras la oleada de este tipo de incidentes en la ciudad

El contenedor, en llamas.

El contenedor, en llamas.

El hartazgo de los vecinos del barrio de El Polígono por la quema de contenedores está al alza después de que ayer tuviese lugar una nueva intervención de los bomberos para sofocar las llamas, en la calle Puerto de Cerredo. El problema afecta especialmente en las últimas semanas a este barrio, pero son varias las zonas de la ciudad, como Pumarín, Viesques, El Coto, El Llano o la zona centro en las que se han producido este tipo de incidentes que investiga la policía para determinar si están relacionados y si además son obra de la misma persona. “Es un acto vandálico reprochable y peligroso por cuanto un incendio en esos espacios se propaga a vehículos y portales cercanos. No cabe duda que no son incidentes naturales, sino provocados, así que pedimos a quien le corresponda que determinen quién o quiénes están detrás de esto, porque en El Polígono ya llevamos cuatro casos en un mes”, valora Manuel Cañete, presidente de la asociación de vecinos de El Polígono. 

Los daños materiales, además de los problemas de convivencia y el peligro que suponen estos casos, son cuantiosos por cuanto el fuego, por muy rápido que se extinga, termina dejando sin utilidad esos contenedores. Además de afectar muchas veces a los vehículos aparcados cerca, suponen un alto coste para las arcas municipales. En lo que va de año, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA, van más de 55 contenedores calcinados, lo que invita a pensar que de mantenerse ese ritmo se superarán los 87 contenedores dañados el pasado año, cuya sustitución tuvo un coste de 100.000 euros para la empresa municipal Emulsa. Y eso, según explican los expertos, que están hechos de un material que es difícil que combustione salvo que se utilicen aceleradores u otras sustancias para lograrlo. 

A finales de junio, por ejemplo, ardieron de forma sucesiva varios contenedores de reciclaje de madrugada desde el barrio de El Llano hasta Viesques. En esta última zona, de hecho, las llamas afectaron a un edificio de la rotonda próxima a la calle de Corín Tellado y los vecinos se vieron sobresaltados por la intervención. En ese caso, los investigadores sospechaban que se trataba de una acción premeditada y desde entonces mantienen abierta una investigación de la Policía Nacional por la oleada de incidentes de este tipo que se está produciendo en Gijón en las últimas semanas.

Compartir el artículo

stats