Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Vicente Márquez Montero Nuevo jefe de la Comandancia Naval de Gijón

“Para finalizar mi carrera no creo que haya mejor puerto de recalada que Gijón”

“El reto es mantener la presencia de la Armada, fluidez en las relaciones y conocimiento mutuo con todas las instituciones y sectores marítimos”

Luis Vicente Márquez, en la comandancia.

Luis Vicente Márquez, en la comandancia. Marcos León

Rodeado de autoridades civiles, militares y marítimas, el nuevo comandante naval de Gijón, el capitán de navío Luis Vicente Márquez Montero (Madrid, 1963), tomó el pasado lunes posesión de su cargo para reemplazar a Carlos Orueta Lueje. Márquez Montero, que ingresó en la Escuela Naval Militar en 1983 y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en unidades a flote y en estados mayores nacionales e internacional (entre ellos el del portaaviones “Príncipe de Asturias”), asumió su nueva responsabilidad “con mucha ilusión y responsabilidad” en un acto breve y con aforo limitado. Márquez Montero llega a Gijón con una dilatada trayectoria que incluye servicio en el destructor “Gravina”, el dragaminas “Miño y Sil”, la fragata “Cataluña”, la corbeta “Infanta Elena”, en el patrullero de altura “Centinela”, en los buques de asalto anfibio “Castilla” y “Galicia”, el LHD “Juan Carlos I” y buques de mando de marinas aliadas. También fue comandante del dragaminas “Sil” y Jefe del Estado Mayor de Grupo de Unidades de Proyección de la Flota.

–Cómo afronta el nuevo reto de asumir la Comandancia Naval de Gijón?

–Fundamentalmente con mucha ilusión y responsabilidad. Agradezco a la Armada la confianza que ha depositado en mí para este puesto.

–¿Cuál ha sido su papel en la base militar de Rota?

–Mi anterior destino como Jefe de la Sección de Planes Orgánicos del Estado Mayor de la Flota ha sido muy demandante y profesionalmente muy gratificante. Han sido tres años de gran intensidad, fundamentalmente enmarcados en la implementación de la nueva organización de la Flota.

–¿Hay muchas diferencias entre un destino y otro?

–Son destinos muy diferentes en cuanto a su actividad, pero ambos muy interesantes profesionalmente. Mi trabajo en la Flota ha sido fundamentalmente un trabajo de equipo dentro de su estado mayor, orientado a la actividad naval, como órgano de asistencia al mando del Almirante de la Flota. La responsabilidad como Comandante Naval está orientada a mantener la presencia y coordinación fluida con las instituciones de la administración y actores del ámbito de la comunidad marítima, estando enfocada por tanto más hacia las relaciones, como representante de la Armada en Asturias.

–¿Cuáles son sus objetivos en el nuevo cargo?

–Espero continuar la excelente labor llevada a cabo por mi predecesor y aportar, en la medida de lo posible, algún aspecto relacionado con mi experiencia anterior, como la difusión del trabajo que llevan a cabo nuestros buques, unidades de Infantería de Marina y aeronaves embarcadas en nuestros espacios marítimos y escenarios internacionales, como contribución a la paz, seguridad y defensa.

–¿Conoce la ciudad? ¿Tiene vinculación con Gijón?

–Cuando estuve destinado en buques con base en Ferrol tuve la ocasión de entrar en Gijón en varias ocasiones, siendo un puerto de descanso muy atractivo para las dotaciones por su acogida y diversidad de opciones. Anteriormente, había visitado localidades del interior y litoral asturiano durante los años como alumno de la Escuela Naval Militar con algunos compañeros, y en concreto en alguna ocasión invitado por mi predecesor Comandante Naval, que como sabe es natural de Asturias. Ahora tendré la inestimable suerte de compaginar servicio y familia en este incomparable marco de vinculación.

–¿Carlos Orueta Lueje, su predecesor, le ha dado algún consejo para esta nueva plaza?

–Todos sus consejos son para mí extraordinariamente valiosos, dada su experiencia, el hecho de ser lugareño y la amistad que nos une. Pero, sobre todo, me ha transmitido su respeto por las instituciones, la historia y el cariño hacia su tierra y sus gentes, especialmente las relacionadas con la mar.

–¿Qué retos tiene por delante la Comandancia Naval de Gijón?

–Principalmente, el reto es continuar manteniendo la presencia de la Armada, la fluidez en las relaciones y el conocimiento mutuo, con todas las instituciones y sectores de la comunidad marítima.

–¿Cuáles son las referencias con las que llega a este nuevo destino?

–Son extraordinarias, pues se refieren al sentimiento de cariño, historia, vocación marinera y mutua consideración que siempre han tenido Asturias y la Armada. Lo he podido percibir personalmente desde el primer día, también a través del equipo que compone la dotación de la Comandancia Naval, en su mayoría asturianos o con familia en Asturias. No creo que pueda haber mejor puerto de recalada para finalizar mi carrera.

Compartir el artículo

stats