Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Graham entra en liquidación y dice tener 8 inversores interesados en sus fábricas

“Desconocemos si existe una oferta firme”, avisa el comité de empresa de la antigua Vauste | La CSI anuncia movilizaciones y “batalla legal”

Trabajadores de la antigua Vauste, durante la asamblea celebrada ayer en el aparcamiento del Palacio de los Deportes de La Guía. | Juan Plaza

Trabajadores de la antigua Vauste, durante la asamblea celebrada ayer en el aparcamiento del Palacio de los Deportes de La Guía. | Juan Plaza

No va a más. Graham Corporate, el nombre con el que se conoce a Vauste Spain desde noviembre del año pasado, entrará fase de liquidación por falta de ingresos. Así lo comunicó ayer por la tarde la dirección de la antigua fábrica de amortiguadores de Tenneco en el Alto de Pumarín a sus trabajadores, a los que desveló la existencia de ocho inversores interesados en adquirir la nave ubicada en la avenida de Oviedo, así como la de aleaciones de magnesio en el polígono de Roces, aunque sin concretar nombres, ni plazos, ni inversión. “Desconocemos si el interés es real”, apuntó el presidente del comité de empresa, Javier Álvarez Alba, que trasladó ayer la postura de la sociedad a la plantilla en una reunión celebrada en el aparcamiento del Palacio de los Deportes de La Guía. Por su parte, la CSI anunció su intención de recurrir la decisión y de reanudar sus protestas. “Usaremos todos los medios legales para frenar esta tropelía”, aseguró Ignacio Fuster, el secretario general del sindicato.

La situación económica de la antigua Vauste era compleja. Los sindicatos USO, al que pertenece Javier Álvarez, CC OO y UGT aprobaron en octubre del año pasado, por 75 votos a favor y 9 en contra, un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaba a 60 trabajadores, con la oposición de la CSI. El resto de los empleados se sometían a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta mayo de este año. Es un acuerdo que se prolongó hasta el próximo 30 de septiembre. En noviembre, la firma anunciaba que cambiaba su nombre a Graham Corporate, poco después de haber superado el concurso de acreedores al que se había sometido voluntariamente meses antes. Ya en febrero de este año, la compañía controlada por el fondo DSA anunciaba una inversión de 3,5 millones de euros para potenciar su planta de piezas de magnesio en Roces, a la par que decía mantener su apuesta por la de amortiguadores en Pumarín. Sin embargo, la falta de liquidez y la crisis del coronavirus han provocado la decisión adoptada ayer.

“El grupo DSA no quiere hacer más inversión y además tenemos una deuda con la Seguridad Social que ha provocado el embargo de las cuentas de la compañía”, analizó Álvarez, poco después del encuentro celebrado en La Guía, al que asistieron cerca de 50 de los 65 trabajadores que aún quedan en la compañía. “La decisión es decepcionante, pero no es ninguna sorpresa”, añadió. Según el presidente del comité, la antigua Vauste ya ha dejado en manos de sus abogados los trámites a cumplimentar y, una vez se comunique la decisión al juez, se abrirá un plazo de diez días para emitir el auto de liquidación y nombrar a un administrador concursal.

Sobre los posibles inversores, Álvarez no lanzó las campanas al vuelo por la falta de información manifestada por la empresa. “Estas cosas se suelen dar a conocer cuando se entra en liquidación para poder pujar por las unidades productivas sin arrastrar la deuda”, concretó. “No sabemos si están interesados en mantener a una parte de la plantilla”, prosiguió. “Estamos a la espera de ver si de verdad hay alguien interesado y de poder estar desvinculados de la empresa antes del 31 de diciembre para recuperar los días de paro”, sentenció Álvarez.

La entrada en liquidación de la antigua Vauste había sido pronosticada por la CSI, que se opuso en su día al ERE apoyados por el resto de sindicatos. “Llevamos cinco años denunciando lo que iba a suceder”, criticó Fuster. “El resto de sindicatos y las instituciones nos llamaron agoreros y ahora tenemos otras 70 familias fuera y una nueva empresa cerrada. Plantearemos batalla legal y reanudaremos las protestas”, finalizó.

Compartir el artículo

stats