Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres vías del barrio del Carmen serán peatonales varios días en verano por petición hostelera

Otea se felicita de los cortes al tráfico los fines de semana en las calles Zamora, Linares Rivas y Blanca de los Ríos: “Es más seguro”

Vehículo transitando por la calle Blanca de los Ríos, ayer.

Vehículo transitando por la calle Blanca de los Ríos, ayer.

Medida para favorecer al peatón y el desarrollo de los negocios hosteleros en el corazón de la ciudad. Las calles Zamora (desde Marqués de San Esteban hacia el Carmen), Linares Rivas y Blanca de los Ríos (hasta el cruce con Numa Guilhou) estarán cerradas los fines de semana durante todo el verano al paso de vehículos. La decisión ha sido tomada a instancias de la patronal hostelera Otea. Y los negocios de la zona la ven como un incentivo para atraer clientes y también para favorecer el paseo durante la etapa estival. “Es acertado porque facilita nuestro trabajo”, coincide la mayoría de los responsables de negocios de la zona.

“Esta medida ya se había tomado en años anteriores y se limitará únicamente al período estival. Creemos que es una forma de favorecer al peatón y también el consumo. Da seguridad”, indicó ayer Ángel Lorenzo, presidente de la patronal hostelera Otea en la ciudad, impulsora de la medida. Aún así, algunos dueños de negocios mostraban ayer dudas. Andrés Martínez, el encargado del bar Golfo, ubicado en plena calle Linares Rivas, no las tenía todas consigo. “No me quedan claros qué servicios se van a seguir ofreciendo, si la terraza se puede seguir sacando o si el camión de la basura recogerá los contenedores.” explicaba Martínez.

La respuesta, en parte, corrió a cargo de la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad, que garantizó la recogida de residuos por parte de Emulsa. Se depositarán la basura no reciclable entre las 20.00 horas y las 23.00 horas y los residuos reciclables podrán depositarse a cualquier hora del día, excepto el vidrio, que deberá dejarse antes de las 22.00 horas para dar cumplimiento a la normativa municipal del ruido.

“Los bares deberíamos poder realizar otro tipo de actividades para llamar la atención de la gente, porque por mucho que digan, esta zona en particular no está dentro del círculo turístico de la ciudad, igual con actuaciones fuera, en la entrada del local, ganábamos más atención”, añadía Martínez. Con respecto a los bares, cafeterías, sidrerías o pubs de la zona que poseen terrazas, podrán seguir utilizándolas siempre que se cuente con la correspondiente licencia, que deberá de haber sido solicitada ante el servicio municipal competente, el cual, en caso de haberla concedido, habrá impuesto las condiciones pertinentes según el caso.

Un motorista circula por el cruce entre las calles Zamora y Linares Rivas. | J. P.

La medida es una gran noticia para Laura Gallego, empleada del local Mandala. “Así no tendré que recoger para dentro todos los días la terraza, que luego hay gente que se confunde y piensa que no tenemos”, explicaba. Respecto al corte de las calles, ella lo ve como “una buena medida”. “La nuestra es una calle extraña para los coches, muchos de ellos se confunden y ya tengo visto a alguno perdido por aquí, puede ser peligroso”, apuntaba, deseosa de disfrutar a partir de hoy de la primera jornada con restricciones al tráfico.

A mitad de la calle Blanca de los Ríos se encuentra la terraza de la sidrería El Campanu. En el interior, el encargado, Titi Visán, opinaba sobre las medidas tomadas por el Ayuntamiento. “No creo que nos vaya a cambiar mucho el rumbo esta decisión, pero puede estar bien para ganar paz y tranquilidad, ya que los fines de semana tenemos una carga de trabajo muy grande y sin tanto alboroto estaremos más tranquilos”, indicaba.

Las horas a las que entrará en funcionamiento la norma serán los viernes de 14.00 a 00.30 y los sábados y domingos desde las 13.00 hasta la 01.00. Otra de las condiciones que han quedado estipuladas en el acuerdo, que entran hoy mismo en vigor, es que serán los agentes de la Policía local los encargados de realizar estos cortes de tráfico.

El barrio del Carmen se convierte, siempre durante lo que dure el verano y en las horas establecidas, en otro recorrido peatonal más en la ciudad. Una medida que se toma “por el bien de los hosteleros y la seguridad de los clientes”, en palabras de sus impulsores.

Compartir el artículo

stats